El papelón del PSOE, por Elsa S. Vejo