¿Por qué cae Margallo en desgracia? Por Elsa S. Vejo