Nacho Villa ahora hunde la radio

Que yo añore a Candau al frente de la tele y la radio públicas de Castilla-La Mancha lo dice todo. El “Virrey” de Castilla-La Mancha iba a lo suyo y beneficiaba a los suyos pero al menos tenía cierta coherencia en el modo de llevar la televisión. La radio menos porque nunca le importó un carajo, pero mantenía las formas.

Pero lo de Nacho Villa es de clamar al cielo. El muchacho está está que se sale. A estas horas todavía debe de estar dando palmas con las orejas a juzgar por el comunicado remitido a los medios sobre el último EGM. Radio Castilla-La Mancha (RCM) logra 56.000 oyentes y estos datos “demuestran la consolidación definitiva de la nueva apuesta de Radio Castilla-La Mancha por hacer una programación generalista basada en la información plural”. Esto que acaba usted de leer es una mentira muy, pero que muy gorda. Lo que no cuenta la nota es que esos 56.000 oyentes son 22.000 menos que los que reflejaba la última oleada del EGM, la del último trimestre de 2011, cuando RCM tenía 78.000.  
 
Fue el primero de la era Villa y los cabezas visibles del Ente se afanaron en tuitear y retuitear esos datos que dejaban a Candau bastante atrás y, por consiguiente, la etapa de Barreda. A su lado, Marconi no parecía más que uno que un día estaba aburrido y decidió enviar señales de audio a través de las ondas. La RADIO, con mayúsculas, en CLM, no había existido hasta entonces. Acababa de inventarse con su llegada. ¡Aleluya!
 
¿Se imagina qué hubiera sido si los resultados de la segunda ola del EGM hubieran subido los registros de la primera? Si hubieran tenido un EGM positivo les habría faltado tiempo para “demostrar” que los socialistas no eran más que burdos manipuladores y que, por fin, después de treinta años de socialismo y diez de ‘No-do manchego’, los números demostrarían cuán plural, objetiva e imparcial es la nueva Radio Castilla-La Mancha que ha venido de la mano de la Nacho ‘Marconi’ Villa. Y así ha sido: en tres meses, la audiencia ha caído casi un 30%, concretamente, un 28,2%. Bajan todos los espacios de la cadena menos el informativo del mediodía que sube apenas 2.000 oyentes.
 
Pero no importa, que no paren las máquinas. ¿Por qué? Un ejemplo: el programa “En camisa de once varas”, de Alberto Orenes, es “referente en las mañanas de CLM” con 39.000 oyentes, dice Villa en su nota informativa. Lo que no cuenta Villa en el comunicado es que este espacio ha perdido a 11.000 seguidores, un 22%. En el primer EGM de la era Villa tenía 50.000. Probablemente, en esa caída en picado nada tenga que ver que sea un programa donde se puede escuchar al director llamar “perroflautas” (con el mayor de los desprecios)  a los estudiantes de Valencia que se manifestaban contra los recortes de la Generalitat. Todo un alarde de la independencia que ha de tener una radio pública. Y se quejaban de la anterior directora, Magdalena Aguilar, por tener una columna de opinión en los informativos, cosa que me parece criticable.
 
El caso es que en este “rotundo éxito” de la radio de los castellano-manchegos, tal y como ha calificado el EGM un medio digital afín que se limitó a copiar íntegramente la nota del Ente, tampoco hay ni rastro de que existen muchas franjas horarias en las que se contabilizan cero oyentes. Sí, no he escrito mal. El número de ciudadanos que escucha RCM es tan sumamente insignificante que ni siquiera se refleja en la encuesta. Esa franja es la que va de las 20.00 horas a las 6.00 de la mañana.  Estos datos no los he visto en Twitter. Me da en el pico que Nacho ‘Marconi’ Villa  y los suyos no los han considerado dignos de reseñar.  Debe de ser duro comprobar que los ciudadanos de CLM no son tontos  y que ‘Radio Cospedal’ se desinfla.
Más que desinflarse se hunde. Todos los fichajes salvadores que llegaron de COPE a golpe de talonario –y eso que iban a ahorrar- están acabando con la radio.
Nacho Villa no se conforma con arruinar la tele, ahora quiere hundir la radio.  Y él tan contento. Por eso me duele tanto reconocer que ha hecho bueno a Candau, con lo malo que era…

Estrella Digital respeta y promueve la libertad de prensa y de expresión. Las opiniones de los columnistas son libres y propias y no tienen que ser necesariamente compartidas por la línea editorial del periódico.