¡Viva la cerveza sindical!

Ayer, los sindicatos mayoritarios salieron a la calle “a tomar cervezas y a vivir”, en palabras de un representante de CCOO al terminar la manifestación. Toda una alegoría del sindicalismo español. Y es que, como dicen en mi pueblo, más vale pájaro en mano que ciento volando o lo que es lo mismo: “Vamos a tomarnos unas cervezas y al que le pese que se joda”. 

Ese es el sindicalismo de España. Un sindicalismo que no trabaja para crear empleo sino para conservar privilegios de los que lo tienen. No quieren repartir el poco trabajo que hay sino mantener las prerrogativas de los que lo tienen. Un sindicalismo burócrata y trasnochado que aún vine a la estela de aquel proteccionista Fuero del Trabajo franquista de 1938, ya que, desde entonces, sólo ha recibido parches tutelares que nos han llevado al anacronismo de una normativa laboral que sólo produce parados. Porque España, con sus leyes laborales súper rígidas, es el país con el coste del despido improcedente más alto de la UE. Duplica, por ejemplo, al de Italia, Francia o Alemania.

Pero, al margen de esto, al margen de querer mantener una legislación, absolutamente, trasnochada, a mi manera de entender, es el propio sindicalismo el que empieza a recoger los frutos de su propio inmovilismo. Porque, en la manifestación de ayer en Madrid, no se fueron de rositas. La manifestación no fue un éxito sino más bien lo contrario aunque las terminales mediáticas sindicales hayan empezado a venderlo como éxito. Ni hubo tanta gente ni todos eran ciudadanos convocados por la tremenda reforma laboral.

Para empezar, un altísimo tanto por ciento de los manifestantes eran personas procedentes del movimiento 15M. O de lo que queda de él. Gente que, lejos de querer que el Gobierno cambie la ley como pedían los sindicatos, quería helenizar la manifestación y proclamaba la necesidad de una huelga general dura, al tiempo que abucheaba al propio PSOE que, aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid y nunca mejor dicho, había enviado a su portavoz en el Congreso, Soraya Rodríguez, a la manifestación.

Para terminar, estos ‘admirados indignados’ por la izquierda lanzaron un globo de pintura amarilla sobre el escenario. Y el que quiera leer, que lea. ¿Quizá porque consideran amarillos a los sindicatos convocantes?

De hecho, en Twitter, estos sindicatos también perdieron porque el hashtag #19FueraCCOOUGT se convertía en TT mundial por encima de otros como #19F o #19Ftomalacalle. Y quién convirtió el hashtag #19FueraCCOOUGT en Trending topic mundial no creo que fuese el Gobierno o la gente del PP.

Yo, que los sindicatos que se manifestaron ayer, me lo haría mirar. Y, por supuesto, me lo haría mirar antes de irme a tomar unas cervezas y a vivir…

Usamos cookies para ofrecerle una experiencia mejorada. Al usar este sitio acepta el uso que hacemos de las cookies Más información >