Sin noticias de Rajoy

Está  muy bien que el presidente del Gobierno dijera las cosas que dijo en México sobre el expolio argentino a Repsol. Ello supone que el Gobierno de España vela por los intereses españoles en el extranjero. Extraordinario, aunque no podría ser de otro modo, pero está muy bien que lo escenifique en público.
En España los ciudadanos echan de menos explicaciones y transparencia. Al principio, y ya lo dijo este pobre Pinocchio, pudimos pensar que eran errores de comunicación por inexperiencia.

Después de los últimos acontecimientos en España ya no parece que las actuaciones del Gobierno sean fruto de la improvisación. Todo lo contrario, más bien parece que todo está perfectamente orquestado y premeditado. Durante la campaña ocultaron las medidas que iban a tomar, en el gobierno las administraron con cuentagotas hasta que pasaron las elecciones andaluzas, después de esos comicios nos dieron el primer susto, han atacado la educación y la sanidad, nos han mentido desde el primer día con los impuestos y ahora con el copago, llaman a las cosas por nombres indescifrables, ahora amenazan con que habrá más recortes de aquí al mes de junio y Rajoy, lo que está muy bien, defendiendo a Repsol en el extranjero y organizando represalias contra Argentina, lo cual también está muy bien.

Pero en España estamos ante los cambios y reformas más profundas desde la muerte de Franco y la llegada de la Democracia. Nos merecemos saber qué está pasando y la realidad en la que nos va a tocar vivir. No podemos estar a golpe de rueda de prensa de ministros o ministrillos o de comunicados mal redactados.  Los ciudadanos queremos respuestas y que, de una vez por todas, Rajoy nos dibuje el futuro que nos aguarda. El presidente del Gobierno no puede limitarse a responder a alguna pregunta parlamentaria y menos a dar breves respuestas en los pasillos del Congreso de los Diputados después, eso sí, de su vergonzosa huida en el Senado al ver a los periodistas.

Rajoy debe dirigirse a los españoles a través de la televisión, sí, de la televisión, como lo han hecho todos los presidentes de la Democracia -hasta Zapatero-, para explicarnos con pelos y señales cómo estamos y hacia adonde nos dirigimos. Todo lo que no sea hacer eso, y de manera inmediata, es dejación.
Los españoles queremos saber de una vez por todas qué está pasando. Queremos tener noticias, noticias de Rajoy.


Estrella Digital respeta y promueve la libertad de prensa y de expresión. Las opiniones de los columnistas son libres y propias y no tienen que ser necesariamente compartidas por la línea editorial del periódico.