Rubalcaba 2011, Chacón 2012

Si hubiera que apostar por una certeza en la carrera hacia la Secretaría General de los socialistas sería: Rubalcaba, candidato de todo en este último año, dispara en 2011. Y Chacón, por elección simbólica o mero discurrir de los tiempos, lo hará – si puede - en 2012. Horas antes del primer anuncio oficial como aspirante a sustituir a Zapatero, un miembro de la plataforma ‘Mucho Psoe por hacer’ comentaba, “Rubalcaba se presentará mañana, pero no va a condicionar los ritmos de Chacón". De manera que mientras el excandidato a la presidencia del Gobierno ocupará las noticias de la semana, el equipo que apoya a la futura candidata – tanto afines inmersos en el debate de ideas como leales a su candidatura - pretenden seguir la ruta trazada antes de la publicación del manifiesto. Y aunque Borrell, acompañado de la exministra de Defensa en un acto político en Madrid, aseguró no haberse decantado por ningún aspirante porque los documentos de discusión surgen en el seno del PSOE, a nadie se le escapa que el marco del texto y sus artífices arropan a Chacón. De hecho, si la reflexión es tan urgente ¿Dónde está Alfredo? ¿Votaría, cualquiera de los firmantes, a quien no está en lo que consideran imprescindible?

El foro de debate coordinado en la red, con relevantes asesores de Chacón trabajando desde casa y en paro tras el cambio de gobierno, creen que está siendo algo más eficaz que el modelo tradicional de plataformas de apoyo a Rubalcaba. "La web permite subir textos y discutirlos en las agrupaciones, sin necesidad de que los voluntarios estemos en Ferraz. De 220.000 militantes - comenta un asesor con cargo en el partido – lleva 60.000 visitas". En el otro lado, un dirigente regional cercano a Rubalcaba comenta que adelantó el anuncio en plenas navidades debido a la actividad desplegada por su posible rival. Sea o no así, Rubalcaba se presentará en UGT mientras Chacón ya habrá intervenido en un segundo acto en Mérida, sumado al de presentación del manifiesto.

Es pronto para hacer un mapa de quién está con quién. Si a Rubalcaba no le salieran las cuentas para ganar, no habría dado el paso. Y si los que acompañan a Chacón no estuvieran sumando apoyos, la exministra no parecería tan satisfecha. Desde la salida del manifiesto, asegura uno de sus artífices, aumentan las adhesiones. "Rubalcaba cuenta con Asturias, Cantabria, Ceuta y Melilla, parte de Castilla y León, Canarias, Murcia…", enumera. En 'Mucho PSOE por hacer' han llegado nuevos nombres como "Miguel Ángel Moratinos, Leire Pajín, cinco alcaldes en Palencia, el alcalde de Sabadell, apoyos discretos en Andalucía, Cataluña, Madrid, Valencia...".

En cualquier caso, habrá juego. Ni Óscar López es Castilla y León, ni Tomás Gómez Madrid. Con las federaciones divididas, los barones no pueden garantizar el apoyo de los delegados que acudan al Congreso. Y en algo pierden todos, los tiempos son imposibles. Los candidatos deberían conocerse en una semana y apenas quedan cuatro semanas para el Congreso Federal que elegirá quién dirigirá el PSOE. Sobre el debate del futuro de la socialdemocracia o el cambio profundo de funcionamiento del partido, qué decir.

De momento el PSOE, a la espera de una tercera candidatura sorpresa, ofrece dos proyectos para una nueva era. Resumido en etiquetas, Rubalcaba es solidez, sosiego, experiencia, pragmatismo; Chacón prefiere cambio, renovación, debate, ideas, futuro, democracia. Con estas fichas y al margen de las garantías de la maquinaria democrática del partido ¿El más hábil será el más fuerte o viceversa? ¿Se dirán los socialistas dime con qué candidato vas y te diré quién eres? ¿Funcionará el qué me prometes y ya veré a quién voto? El 20N los ciudadanos eligieron un cambio y los 4,5 millones de votantes perdidos del PSOE se negaron a apostar por lo malo conocido. Ahora son ellos quienes, desde dentro y hacia fuera, mostrarán en qué modelo confían en medio de esta crisis. Una carrera de nombres, ideas, casi física y a contrarreloj que nadie querrá perderse.

Estrella Digital respeta y promueve la libertad de prensa y de expresión. Las opiniones de los columnistas son libres y propias y no tienen que ser necesariamente compartidas por la línea editorial del periódico.

Usamos cookies para ofrecerle una experiencia mejorada. Al usar este sitio acepta el uso que hacemos de las cookies Más información >