La real y ¿postiza? retaguardia de la princesa Letizia

Las mujeres seguimos siendo sin duda unas esclavas de nuestra imagen y más aún las que son personajes públicos. En este mundo cargado de moderneces y modas encontramos solución a todos nuestros 'defectillos'. Lo último entre las celebrities, los culos postizos, sí, como suena, se trata de prótesis de silicona que colocas sin cirugía ni nada para aparentar más trasero del que realmente tienes, hasta hay medias y pantalones que ya lo llevan integrado. Al parecer, una de las usuarias de estos "culos postizos" es la princesa Letizia Ortiz.

Mucho se ha hablado de la delgadez de la princesa de Asturias y en armonía con su cuerpo esbelto y su falta de curvas, la princesa no tiene mucho trasero y los pantalones le suelen quedar holgados. La revista Sálvame comparó varias fotos de hace unos meses con otras actuales y parece que la princesa llena más sus pantalones, y no porque haya engordado precisamente.

Pero ¿y qué, que lleve un culo postizo? No nos metemos con las actrices y las cantantes porque lleven unos exageradísimos push-up, ni con las que se operan para ponerse unos senos que a veces superan lo estético y normal, además de que suelen quedar bastante artificiales. Entonces, ¿a qué viene tanta crítica por un par de glúteos postizos?

De todas maneras, esto para mí no es nuevo, hace años se comentó que la duquesa de Montoro, Eugenia Martínez de Irujo, pasó por quirófano para mejorar su trasero y se rumoreó con que eran prótesis de silicona lo que se había colocado en los glúteos. Y aún más, en Brasil es una de las operaciones estéticas más demandadas, a los brasileños les obsesiona un buen trasero y cuánto más grande mejor.

Con culo o sin él, no hay duda de que todo lo que haga la princesa Letizia será objeto de crítica o alabanza, pero sobre todo de análisis por parte de la opinión pública española y el cotilleo patrio. Sea como fuere, desde que Letizia Ortiz se convirtió en princesa su estilo ha ido mejorado y ahora mismo es todo un referente en moda, así que seguro que más de una y más de dos españolas acudirán a su mercería a preguntar por unas prótesis de silicona para el culo o unas medias con trasero incluido.