Una historia realmente Real

Para que no haya dudas, aunque nunca voté la Monarquía siempre fui un buen lacayo, pagué mi diezmo y la respeté. Empecé a cuestionarla el 23 febrero cuando el Rey abandonó a los españoles y a España durante 8 horas. Estuvo “missing”, no sé si preparando el Golpe de Estado, preparando su helicóptero o poniéndose los pantalones para regresar a la Casa Real. El golpe de Estado se produjo a las 18 horas y el Rey dio la cara a las 2 de la madrugada. Esto nadie me lo contó, lo viví con especial interés pues yo estaba en las listas “rojas” como delegado sindical nacional y la verdad, un poco “acojonado” pues no vi al Rey inmediatamente salir en televisión diciendo: “Españoles, la Reina y yo estamos con la Democracia”.

Pero puse el punto final con la Monarquía en diciembre de 2010 cuando escribí a mi Rey, -de ahora en adelante, vuestro Rey- Juan Carlos I de Borbón, para notificarle que los derechos constitucionales de mi hija estaban siendo vulnerados sistemáticamente por el PP de Valencia al no permitirle que utilizara el español en el colegio. El Rey ni siquiera se dignó a contestarme personalmente, lo hizo un lacayo, eso sí, un lacayo real en nombre del Rey indicándome que pasaba nota a la Generalidad. ¿Qué pasa, que soy idiota, que yo no sé escribir a la Generalidad?, ¿para eso quiero un Rey?. Ese día puse punto final a la Monarquía.

Así que como la única relación que me une con esa casa es que yo pago su luz, sus gastos, sus caprichos y sus cacerías, puedo pensar lo que quiera, porque de momento eso no está prohibido en España. ¿O sí?. ¡Ah si! Lo que está prohibido es expresar en voz alta lo que uno piensa.

Con el tema de la Monarquía siempre me he dejado llevar por la opinión de uno de los periodistas más cultos de España, Federico Jiménez Losantos. Cuando él habla de la Casa Real coincide también con lo que yo pienso del PP: “No es bueno, pero es lo menos malo que hemos tenido, aunque ello no lo convierte en bueno”. Federico Jiménez es una de las personas que más lee y más documentadas de España;  es un  erudito. Lo que no sé es como le queda tiempo para devorar artículos con una vida laboral tan intensa.

Quizás con los últimos acontecimientos Reales no sé si la opinión de Federico Jiménez habrá cambiado, pero la mía seguro que sí. Ya no estoy seguro que la Monarquía –y de paso el PP- sea lo menos malo para España.

Para poner la guinda al pastel, en las últimas fechas, la Casa Real nos ha robado literalmente. Además, con la que está cayendo, vuestro Rey se ha ido de cacería al hemisferio sur con los negros, la Reina con los griegos, Cristina y Urgandarín a EEUU, porque aquí ya no queda a donde robar, y Froilán se pega un tiro.

Si hablamos de esa estupidez –que ya me está cansando- llamada “igualdad”, quiero que a la infanta Cristina la imputen penalmente al igual que hacen con cualquier mujer de cualquier españolito en las mismas circunstancias.
Respecto al Rey, no deseo que abdique, quiero que se le destrone porque con Fernando VII ya tuvimos bastante en España. Juan Carlos primero –y último- con sus tonterías de ser un Rey republicano y simpatizante de los paranoicos autonomistas ha dejado el reino de España haciendo aguas por toda partes. Los malnacidos Etarras pidiendo la independencia del Reino de España, los Catalufos poniendo banderas republicanas y quitando la bandera del reino de España, y mientras... el Rey asesinando elefantes.

Respecto a Marichalar... ¿Te acuerdas de esa madre que pegó un tortazo a su hijo porque le contestó mal?. Le quitaron judicialmente a su hijo. ¿que le hubieran hecho si su hijo hubiera cogido un rifle y se hubiera disparado? Pues justo eso quiero que hagan con Froilán, que lo separen de los padres y se hagan cargo los Asuntos Sociales.

Hablando de disparos, no me negaras que esta Casta Real no es un disparate. Juan Carlos I a los 18 años le disparó un tiro a su hermano Alfonso, que era el heredero legítimo de la Corona. Posteriormente debía reinar Juan de Borbón, su padre, y por maniobras políticas que nunca llegué a comprender, Juan Carlos I heredó la Corona dejando también a su padre sin la posibilidad de reinar. Juan Carlos I, alguien que nunca debió gobernar España, está gobernando. Lo de gobernar lo digo por decir algo.

Lo único que gobierna bien la Casa Real son sus cuentas financieras. Alguien tendrá que explicar como es posible que con una asignación de 10 millones de euros al año haya amasado en 30 años la fortuna más grande de España.

Y si todo lo que te he contado, te parece poco, pues debo recordarte que el Rey Juan Carlos I es la única herencia franquista que perdura en nuestros días. No lo hemos elegido los españoles, fue impuesto por Franco y además, ni defiende España ni a los españoles. Es como si fuera un Rey autista, un Rey que va a la suya.

Realmente así lo pienso y así lo digo

Juan Vicente Santacreu-Estrella Digital

 

Estrella Digital respeta y promueve la libertad de prensa y de expresión. Las opiniones de los columnistas son libres y propias y no tienen que ser necesariamente compartidas por la línea editorial del periódico.