José Luis Gómez

El Gobierno es muy transparente

En España está vez más extendida la idea de que el Gobierno comunica mal lo que hace y de que, además, es poco transparente. Puede cuestionarse si comunica bien o mal, aunque no parece que este Gobierno sea muy distinto de otros anteriores en ese sentido, pero acusar al Ejecutivo de Rajoy de no ser transparente carece de fundamento. No vaya a ser que los medios de comunicación -y los periodistas- seamos los que comunicamos mal. O de manera fragmentada.

¿Por qué es muy transparente este Gobierno? Porque ha dado a conocer por escrito varios documentos, ya remitidos a Bruselas, donde realmente se desnuda y anuncia medidas muy severas, algunas de las cuales ni han salido en los medios, lo cual no parece que sea responsabilidad del Gobierno, sino más bien de los propios medios o en su caso de la Oposición que se supone que controla al Ejecutivo. Por tanto, si la gente en general no sabe a estas horas la que se le viene encima es porque no se le informa adecuadamente, pero no porque el Gobierno esconda sus severos documentos. Otra cosa distinta es que se le quiera reprochar al Gobierno que pervierte el lenguaje para suavizar sus duras medidas o que no cuente ante las cámaras de televisión los ajustes que tiene en su agenda, que tener los tiene.

Veamos un botón de muestra de esta tesis que a primera vista puede parecer sorprendente. En porcentaje de PIB, de aquí a 2015 van subir el IVA y el IRPF -preparémonos, por tanto- y en cambio se mantendrán estables los impuestos sobre el capital. ¿En cuántas primeras páginas hemos visto esta importante noticia? ¿En cuántas tertulias de radio y televisión se ha comentado y explicado todo esto por lo menudo? Pero eso no es culpa del Gobierno, lo que es culpa del Gobierno es hacer ese tipo de política fiscal, donde lo único que baja es el nivel de cotizaciones sociales.

Desde la izquierda también se comete a menudo otro error: se confunde el gasto con el ingreso. Este Gobierno no rebajará el nivel de ingresos del Estado en porcentaje del PIB, sino que lo aumentará un poco de aquí a 2015. Lo que bajará mucho es el porcentaje de gastos del Estado. Y aún así no conseguirá tener menos deuda pública, sino que en 2015 tendrá más, incluso tras haberse fijado un objetivo de déficit del 1,1% en ese horizonte.

Como este tipo de cosas hay muchas más, que ya nos llevarían a entrar en detalles de todo lo que va a hacer el Gobierno para consumar un durísimo ajuste que probablemente tendrá graves consecuencias sociales.

Usamos cookies para ofrecerle una experiencia mejorada. Al usar este sitio acepta el uso que hacemos de las cookies Más información >