Seis preguntas para una noche electoral

1. ¿Mayoría, simple, absoluta o abrumadora?

Hace un año, se discutía si el PP ganaría las elecciones. Hace seis meses, la discusión cambió sobre si su victoria sería por mayoría simple o absoluta. A principio de la campaña, el debate ya era sobre si sería absoluta o abrumadora. Y ahora toca esperar al recuento porque las encuestas pueden fallar, pero ya todos los indicadores apuntan a que la victoria del PP es indiscutible. ¿Por cuánto?

El domingo lo sabremos pero parece difícil que Rajoy llegue a superar el resultado histórico de Felipe de 1982: 202 diputados y 22 puntos de ventaja sobre el segundo partido más votado, AP. Las condiciones de 1982 son irrepetibles. A pesar de que el PSOE parece que va a romper su propio suelo, su caída no llega a lo que fue la UCD, que pasó del Gobierno a ser el tercer partido, con sólo el 6,77% de los votos. Para lograr un resultado como el de Felipe, la izquierda tendría que estar hoy tan fragmentada como lo estuvo la derecha en 1982. Aún no es el caso.

Sin embargo, es probable que Rajoy logre superar el techo de José María Aznar en 2000, cuando logró una mayoría absoluta de 183 diputados.

2. ¿Importa la participación?

El comportamiento del voto del PP ha sido siempre muy estable. Desde 1996, apenas se ha movido. Siempre ha rondado los diez millones de votos: entre los 9,7 millones que obtuvieron Aznar en 1996 y Rajoy en 2004 y los 10,3 que consiguió Aznar en el año 2000 y los 10,2 de Rajoy en 2008. Con prácticamente el mismo respaldo, el PP logró dos derrotas, una mayoría simple y una absoluta. La composición del Parlamento siempre dependió de la participación y el voto al PSOE, que ha oscilado en estos años entre los 7,9 millones del suelo de Almunia y los 11,2 millones del techo que logró Zapatero.

Sin embargo, esta norma parece que va a cambiar este domingo. Las encuestas apuntan a que hay un importante porcentaje del voto socialista que va a votar al PP, por lo que parece probable que Rajoy supere el techo de Aznar en el año 2000 y logre el mayor número de votos de la derecha de la historia de España. ¿Por cuánto? Es una incógnita. Pero puede que el PP supere los 11 millones de votos. Por eso la participación esta vez no será el factor más determinante en el resultado electoral.

3. ¿Bajará Alfredo Pérez Rubalcaba el suelo de Almunia?

Almunia logró 125 diputados con 7,9 millones de votos. Si las encuestas se cumplen, Rubalcaba no alcanzará este resultado. Los sondeos internos de ambos partidos apuntan a que la campaña le ha ido mal al candidato socialista. El PSOE está hoy peor de lo que estaba hace quince días. Suele ser justo al contrario: normalmente, el PP retrocede terreno en las campañas electorales frente a las expectativas previas. En Ferraz hoy creen que el resultado más probable estará entre los 115 y los 126 diputados.

4. ¿Qué partidos recogerán los votos que pierdan los socialistas?

Por riguroso orden, en número de votos: PP, IU, UPyD, Equo. Izquierda Unida tiene grupo parlamentario casi seguro. UPyD se mueve entre los 2 y los 5 escaños. Equo –con Compromis– obtendrá uno en Valencia y con suerte otro en Madrid. Es el resumen de la quiniela más probable, pero la suerte de los minoritarios es la más difícil de predecir porque el margen de error con los pequeños siempre es mucho más grande.

5. ¿Quién será el partido vasco con más fuerza en Madrid?

Es otra de las incógnitas del 20-N: si Amaiur superará al PNV en el Congreso de los diputados. La izquierda abertzale tiene una ventaja de partida: Navarra, donde pueden lograr un escaño más al que no aspira el PNV. Además, Euskadi y Catalunya son los únicos territorios donde el PSOE aguanta el envite del PP. La carambola puede provocar que Amaiur tenga grupo parlamentario propio (hacen falta cinco escaños) y el PNV lo pierda.

6. ¿Qué pasará el 21-N en el PSOE?

Que se abrirá la mayor crisis que ha vivido el socialismo desde que Joaquín Almunia dimitió la misma noche electoral. Rubalcaba no puede repetir esa jugada porque no es secretario general. Al día siguiente de votar, habrá reunión de la Ejecutiva en Ferraz. ¿Lo más probable? Que esa misma mañana salga la fecha de un congreso en el PSOE del que nacerá un nuevo liderazgo. Es al menos lo que más interesa al PSOE andaluz, que quiere tener cerrado ese tema para cuando lleguen las siguientes elecciones, las andaluzas de 2012. ¿Será candidato en ese congreso Rubalcaba , pese a la derrota, e intentará seguir como líder de la oposición? Probablemente dependerá del resultado. Pero sólo él lo sabe.

P.D. El fabricante de estas predicciones electorales –es decir, quien firma este artículo, escrito con la información de que dispone– advierte a sus lectores: la ingesta excesiva de encuestas puede ser perjudicial para su salud democrática. Como dice el tópico, la única encuesta que vale es la de las urnas (mientras nos lo permita Alemania).


Estrella Digital respeta y promueve la libertad de prensa y de expresión. Las opiniones de los columnistas son libres y propias y no tienen que ser necesariamente compartidas por la línea editorial del periódico.

Usamos cookies para ofrecerle una experiencia mejorada. Al usar este sitio acepta el uso que hacemos de las cookies Más información >