Francisco Martínez

Miopes

Miopes

El resultado de las elecciones del pasado 26 de junio ha esclarecido algo más el panorama político de este país que algunos todavía llamamos España. Sin embargo, parece que nuestros líderes políticos no lo ven claro. Y eso que a todo el mundo llama la atención fuera de este país, deja indiferente a la mayor parte de los ciudadanos españoles. No es de extrañar, por tanto, que nuestros líderes políticos no lo vean claro, son igual de miopes que la sociedad española.

Hablar más de lo que ya se ha hablado sobre si habrá abstención del PSOE y así el PP podrá formar gobierno o de si tendremos que irnos a unas terceras elecciones después del verano es algo que les ahorraré a mis queridos lectores. Y es que da igual lo que ocurra, porque cualquiera de los diferentes escenarios posibles son escenarios que no deberían haberse planteado en un país que atraviesa la situación que atraviesa España. Nuestra miopía ha quedado patente porque no somos capaces de identificar a ningún líder que sea capaz de acabar con la corrupción, con el populismo y con la demagogia los cuales campan a sus anchas por doquier.

Los que son miopes de vista, como el que escribe, sabrán a lo que me refiero: No se trata sólo de la incapacidad de leer la letra pequeña que te enseña el oculista sobre un fondo blanco cuando vas a revisarte la vista. Es la incapacidad de reconocer los objetos, de orientarse en un espacio abierto o de ver el rostro de una persona que está a más de tres metros. Se trata de sentirse totalmente desorientado. Y así es como percibo a buena parte de la sociedad española y de los líderes de nuestro país. Por eso todo se hace en la distancia corta, por eso todo se acuerda en cuartos cerrados y sin ventanas y por eso se confunde el populismo con la solución a nuestros problemas.

Creo que no puede resumirse mejor la situación política en nuestro país que con esta frase del premio Nobel de Literatura William Faulkner: “Lo que se considera ceguera del destino es en realidad miopía propia”. Lo mismo puede decirse de cada uno de nosotros, ignoramos lo que va a ocurrir de aquí a que se forme gobierno, pero no es porque estemos ciegos, es porque somos miopes.