Rajoy y Aguirre, borrón y cuenta nueva

Han vivido guerras internas, favoritismos y besos de judas. Pero el tiempo y las urnas han puesto a cada uno en su sitio. Mariano Rajoy fue capaz de hacerse con la Presidencia de España, Alberto Ruiz-Gallardón dio el salto al Gobierno nacional y Esperanza Aguirre se mantiene en la Puerta del Sol firme y con 130 avales para iniciar su tercera etapa al frente del PP regional de Madrid.

Este sábado se abre el XV Congreso regional del PP de Madrid y con él, la oportunidad de la presidenta madrileña de cerrar filas en torno al Gobierno de Mariano Rajoy. Es pronto para hablar de lo que va a ocurrir en el Palacio de Congresos de Madrid este fin de semana, pero Aguirre ya ha anunciado quiénes serán sus hombres cercanos y, lejos de provocar asperezas entre sus colegas de partido, el presidente del Gobierno y el ministro de Justicia acudirán a apoyar la decisión de la Presidenta ante toda España para acallar posibles rumores de fisuras: PP sólo hay uno.

Como publicamos este viernes en ESTRELLA DIGITAL, el PP nacional cierra filas en torno al liderazgo de Aguirre en Madrid. Hay que tener muy en cuenta que el líder del Gobierno no tiene previsto acudir a ningún otro congreso regional, sólo se habla de su posible presencia en el del País Vasco, sin embargo clausurará el Congreso madrileño. Es lo que nadie esperaba. Un gesto amable de Mariano Rajoy y de su eterno rival, Alberto Ruiz Gallardón, que simboliza un borrón y cuenta nueva en las relaciones de Génova y Sol.

Y en medio de este idílico final, un segundo borrón. Ignacio González. Aguirre propondrá de nuevo a su mano derecha y vicepresidente del Ejecutivo, como secretario general del partido. Es la gran mancha del PP regional. La mancha de la opacidad y de la prepotencia. Por mucho que la presidenta haga insignia de la “transparencia y la responsabilidad” de su Gobierno, mientras González esté a su lado es difícil defender esas palabras. El vicepresidente del Gobierno madrileño tiene muchas cosas que explicar y, sin embargo, utiliza el ataque como mejor defensa. Se ha negado a comparecer para esclarecer el asunto del piso de Guadalmina, la denuncia al Canal de Isabel II o la interpuesta por el SUP. Su única respuesta, que hay una investigación sistemática sobre su persona.

Si Aguirre quiere soltar lastre, puede empezar por el que tiene más cerca. Sería una buena forma de devolverle a Rajoy y Gallardón su amable gesto de enterrar armas. Y aquí paz y después gloria.