Camps, absuelto e inhabilitado

De acuerdo, Francisco Camps ha resultado “elegido” no culpable del delito de cohecho impropio que le había llevado al banquillo. La causa se había aislado tanto del caso Gürtel que hasta parece razonable su absolución. Bien es cierto, como defienden muchos juristas experimentados, que si en lugar de jurado popular hubiera sido un tribunal profesional, el resultado del escrutinio habría sido otro. Sí, porque parece más un recuento de votos que un ejercicio de justicia meditada. Así está la sociedad valenciana.

Pero no es propósito poner en tela de juicio el resultado de la votación. Ahí está. Es no culpable.

Algunos y algunas se han apresurado a preguntar en voz alta quien iba a restituir el honor del expresidente de la Generalitat valenciana. Nadie debería hacerlo porque nadie ha podido demostrar que Camps no recibiera esos regalitos de su “amiguito del alma”.  Ha sido, es cierto, absuelto penalmente, pero no política ni socialmente.

Su comportamiento durante el juicio fue tan inoportuno y maleducado que se retrató como es: un ser arrogante y narcisista. Como narcisista y arrogante fue su gestión como presidente valenciano.

Al marcharse, y tras pocos meses de ausencia, se ha descubierto lo que se sospechaba. La Comunitat Valenciana está en bancarrota, con una sanidad destrozada, unos servicios sociales inexistentes, miles de facturas sin pagar, una televisión pública a su servicio y con una deuda inasumible y una enseñanza que no puede pagar la calefacción de los colegios y por lo que el actual presidente, Alberto Fabra, declaró hace unos días sentirse avergonzado.

Esa, resumiendo, es la herencia de Francisco Camps en Valencia.

Habrá resultado absuelto del asunto de los trajes, pero al tiempo ha quedado inhabilitado para seguir ejerciendo cargo público. Por mucho que la sentencia disperse cortinas de humo, su futuro está escrito o debería estarlo fuera de la política.

Los valencianos y los populares deberían dar gracias y apoyar a Fabra para sacar a Valencia del deshonor y la quiebra en que Camps sumió a la Comunitat.

Habrá sido absuelto, pero está inhabilitado.

Le guste o no le guste.