Piano, piano si va lontano

Estrella Digital ya ha dado cuenta de los resultados del barómetro del CIS sobre lo que podría ocurrir dentro de quince días. Demoledor para los socialistas e incierto para los populares. Incierto, sí. Porque si llegan a los gobiernos autonómicos y municipales que les augura la encuesta será por demérito ajeno y no por mérito propio. Para que se entienda, si el PSOE pierde en Extremadura  o Castilla-La Mancha será gracias a Zapatero y, en ningún caso por la labor de la oposición popular que, en el caso extremeño, ha sido huera y en el de la tierra de El Quijote, malintencionada.  Las ansias que tiene el Partido Popular por llegar al poder es tan desproporcionada que, hasta han adelantado en un día el inicio de la campaña y han colgado en varias ciudades los carteles de “Vota PP”.  Se han disculpado, pero…, también se han delatado.

Piano, piano…

Sí, es verdad,  la mayoría estamos hasta los mismísimos de ZP ¿y quién no? Pero aquí se juega otra cosa: el día a día, la proximidad, la cercanía, la tierra, el corazón. Y parece que la estrategia del PP para llegar al Palacio de La Moncloa es hacer parada y fonda en el Palacio de Fuensalida, sede oficial de la Presidencia  de Castilla-La Mancha. Mal invento parece.

Al menos en Castilla-La Mancha se ha confundido el “piano, piano” con el “deprisa, deprisa” de Carlos Saura. Y ya se vio en la película que, Pablo y Meca -dos de los protagonistas- no llegaron “lontano”.  

El 22 de Mayo lo sabremos.