Rajoy de día, Mauri de noche
PARECIDOS RAZONABLES

Rajoy de día, Mauri de noche

A lo Hannah Montana, el presidente del Ejecutivo se coloca cada tarde la peluca rubia, el chándal y le pide a Elvira que llame a su escolta. “¡A Valdebebas!”, grita apresurado. Su corazón late entusiasmado durante los 17 minutos que tarda el coche en rodear la M-30 y coger la M-11