José Luis Mora

La semana de Miguel Ángel Blanco

La semana de Miguel Ángel Blanco

Me sorprendió que Alfonso Alonso, tras el acto en memoria de Miguel Ángel Blanco en Ermua, como principal mensaje criticase la presencia de Bildu, sin duda tibia y contradictoria por otra parte. Un encuentro organizado por el Ayuntamiento, sin pancartas, pinturas ni retratos, ante la escultura de homenaje a las víctimas del terrorismo de Agustín Ibarrola y en donde se dijeron, a mi juicio, los discursos más apropiados que he escuchado en estos días.

Probablemente Carmena, teniendo que manejarse además con sus sobrinos de Podemos, fue torpe en la respuesta, también porque la petición no era cándida sino hasta capciosa desde al menos alguno de sus frentes. Pero no en el fondo. La trayectoria moral, y vital, de Carmena impide calificar de miserable su comportamiento como se ha hecho. Cada víctima del terrorismo que hemos sufrido evoca solidariamente a todas pero ninguna en particular puede representar definitivamente a las demás, ni nadie debería pretenderlo. 

Fijar el cruel asesinato de Blanco como el punto de arranque del rechazo explícito y masivo al terrorismo tampoco es del todo exacto. Así ocurrió en el País Vasco, desde Ermua, lo cual fue muchísimo y resultó determinante, pero no en este Madrid elegido ahora para los actos principales. Ya en 1996, el asesinato de Tomás y Valiente había sido respondido con manos blancas y la mayor manifestación hasta entonces desde el 23-F, preludio de la que tendría lugar un año después. De los recordatorios al jurista el año pasado recomiendo la lectura de la carta abierta de su hijo.

Dos vidas, entre cientos, arrasadas para producir dolor y miedo. En la del mayor destacaban su integridad y su virtud, de la del joven se nos vino a los ojos, desde el primer momento, su inocencia. Me pregunto qué hubo de virtuoso o inocente en González Pons cuando, coincidiendo con la publicación de los SMS entre Rajoy y Bárcenas, en un homenaje a Blanco nada menos que en aquella Valencia dijo: “El PP no es Bárcenas, es Miguel Ángel Blanco”. Cuánto de aquel espíritu, más que el de Ermua propiamente, pueda animar hoy a algunos serafines. 

En esa “pelea por el relato” a que se refería Joaquín Vidal hace unos días, a quiénes ponen bajo sospecha al más pintado por la imprecisión de un término o un desliz conceptual, ¿cómo no volver a recordarles que, al año y poco meses del asesinato de Blanco, Aznar hablaba de “movimiento vasco de liberación”, y Rajoy de “paz”? Y que cuando ETA rompió la tregua luego, Trillo seguía diciendo “conflicto político”.

Pasada la semana de los homenajes a Miguel Ángel Blanco y visto lo ocurrido en algunos ayuntamientos, gobiernos autonómicos, parlamentos…, incluidas crónicas, discursos y canutazos, venga a la ocasión la conocida cita de Tomás y Valiente: “La vida y el prestigio de las instituciones dependen tanto de lo que ellas hacen como de lo que se hace con ellas”. No sé si me explico