VIAJES EN NAVIDAD

Los destinos más turísticos se preparan para la Nochevieja

A pesar de que todo el mundo vuelve a casa por Navidad, hay españoles que prefiere pasar las navidades fuera de España

Nochevieja en París.
Nochevieja en París.

Las Navidades son fechas para reunir a familiares y amigos, pero mientras la Nochebuena se suelen pasar en casa, en la Nochevieja son cada vez más los españoles que deciden viajar.

Buena cuenta de ello lo dieron los datos registrados en 2015, del que hicieron eco medios de comunicación a nivel nacional. Las Islas Canarias se encuentran a la cabeza en cuanto a elecciones, ya que sus hoteles de 4 y 5 estrellas rozaron un 100% de ocupación. Los apartamentos, por su parte, superaron en 95%.

Lo cierto es que, aun siendo tiempo invernal, las buenas temperaturas de las que suelen gozar ciertas zonas costeras animan a reservar en la playa. A las Canarias les siguió la Comunidad Valenciana, que llegó a superar el 90% de ocupación media. De hecho, un destino recurrente como es Benidorm se llenó por completo.

Las elecciones rurales tampoco le van a la zaga, y son muchas las casas de gran capacidad ubicadas en la sierra que son ocupadas en una fecha tan señalada. Galicia, por ejemplo, registró entre un 50 y un 60% de ocupación media en los establecimientos rurales, los que incluso confían en la última hora para conseguir inquilinos.

Es también una época señalada para la recepción de turistas extranjeros, como franceses y británicos. Mientras Barcelona, superó el 95% de ocupación como media, Madrid recibió más de 100.000 turistas, quedándose al 90%.

Las islas, destino ideal

De que los destinos de costa sean los más escogidos se extrae que las Islas Baleares también registren una buena media de ocupación. Al margen de la Nochevieja, las islas mediterráneas lideraron en 2015 la ocupación con un 76,6% global, y el aumento de precios hoteleros, según el Instituto Nacional de Estadística (INE). En total fueron 8,8 millones de viajeros los que visitaron Baleares, 54,2 millones de pernoctaciones, superando las cifras de 2014 tanto en clientela nacional como extranjera.

Todo apunta a que 2016 también terminará con récords, dado que lugares como Mallorca pulverizaron máximos históricos en recepción de turistas durante la temporada alta veraniega. Incluso en julio se superaron los mejores datos en meses de agosto. De hecho, los medios locales recogen con asiduidad esa percepción de saturación que tiene la ciudadanía balear y los propios turistas. Baleares, de hecho, ha pasado de tener 7 millones de turistas en los siete primeros meses del año a tener 8,7 millones.

Después de Mallorca, que experimentó una subida del 9,5%, Ibiza fue la siguiente en experimentar esta saturación, con un 8,6% de incremento, que es además una cifra similar a la que tuvo Formentera. La Isla Pitiusa, además, ha venido recibiendo inversiones millonarias en los últimos años para atraer al turismo de lujo.

Es, por lo tanto, un destino paradisíaco ideal para, entre otros, los amantes de la fiesta y de la música electrónica. Pero que “casas de lujo en Ibiza”, “alquiler villas en Ibiza” o “villas de lujo en Ibiza” sean opciones muy buscadas, habla también de un destino muy exclusivo.

Cambios en las formas de viajar

Viajar a este tipo de destino, sin embargo, no se encuentra ya solo al alcance de una élite económica como sucedía hace algunos años. Las líneas de bajo coste o las nuevas opciones en cuanto a la elección de alojamiento han cambiado radicalmente las formas de viajar.

Airbnb, por ejemplo, vino a cubrir la falta de opciones hoteleras durante un congreso en 2007 en San Francisco, cuando dos de los fundadores de la web se decantaron por comprar colchones hinchables y ofrecer su casa como alojamiento con desayuno incluido. De ahí surgió una web que hoy está operativa en unas 34.000 ciudades. Las promociones Airbnb son de lo más buscadas, y precisamente cupones y promociones Airbnb es lo que se puede encontrar siguiendo el enlace anterior.

En general, Internet ha supuesto también una revolución a la hora de planificar viajes con gran precisión y a precios de lo más competitivos. Y, más que Internet en general, ha ayudado el auge de páginas como Booking o TripAdvisor, que aglutina a tantos usuarios que los hace también el favorito de los establecimientos hoteleros para anunciarse. Además, como esos mismos usuarios dejan sus opiniones para que sirvan de referencia a futuros clientes, tales establecimientos se esfuerzan también por mejorar sus servicios.

Además de portales de búsqueda, la Red recoge también recomendaciones y guías en multitud de formatos, como el blog de viajes. La figura del mochilero es famosa en las nuevas formas de hacer turismo, y para completar una experiencia con poco presupuesto pero con garantías se puede recurrir a gran cantidad de portales que indican, entre otras cosas, qué ver o qué ciudad visitar. 

Hora de planificar el verano

Tras las Navidades llegará la cuesta de enero, pero también es momento para pensar en emprender acciones de cara al verano. Los gimnasios se abarrotan en el marco de los nuevos propósitos, y lo cierto es que lo ideal es comenzar la Operación Bikini con tiempo y no recurriendo a las dietas milagro en mayo y junio. Además, es un buen mes para comenzar la planificación de los viajes de verano y aprovechar las ventajas de hacerlo con tiempo.

Las agencias de viajes recomiendan planificar con tiempo las vacaciones y, de hecho, lanzan suculentas ofertas para hacerlo con bastante antelación. Esperar a encontrar ofertas es una opción, pero habrá menor disponibilidad. En la mayoría de los casos, anticiparse es buena idea si se quiere conseguir el mejor precio, más aún si hablamos de paquetes vacaciones o de cruceros. Otras opciones para niños, como los campamentos de verano, suelen tener un precio fijo que variará en función del campamento.

Pero además de para planificar, enero es también un buen mes para viajar. Según el buscador de vuelos SkyScanner, que investigó en junio de 2016 vuelos y tendencias, volar en los meses de enero, noviembre y febrero podría suponer un ahorro de hasta un 15%. Por otra parte, reservar con de 7 a 9 semanas de antelación podría suponer pagar de un 12% a un 17%  menos en vuelos a Roma, Bruselas, París o Londres.