ALOJAMIENTOS SIN INTERNET

Desconectar en vacaciones: un descanso de lujo

 Muchas personas desean alejarse lo más posible de la urbe y no saber nada del correo electrónico y de las redes sociales. Para todas ellas, existen alojamientos adaptados a este tipo de gustos y necesidades, en las que los dispositivos electrónicos no tienen ninguna cabida

Casa Vera (Allué, Sabiñánigo, Alto Gállego, Huesca).
Casa Vera (Allué, Sabiñánigo, Alto Gállego, Huesca).
Desconectar en vacaciones: un descanso de lujo

 Con el mes de junio recién inaugurado, son muchos los que ya tienen la mente puesta en el verano, y se encuentran en la ardua búsqueda del destino perfecto. Numerosas personas buscan, para estos días de descanso, la desconexión total, y no quieren oír hablar de internet, ni de wifi ni de conexiones a la red. Por este motivo, cada vez están más de moda las vacaciones ‘digital detox’, y aquí os dejamos los seis destinos europeos perfectos para desenchufar el router y disfrutar de los milagros de la naturaleza, según el comparador Hundredrooms.

La incapacidad de apartar las obligaciones de la vida personal convierte las horas de descanso en una prolongación del trabajo. Tanto es así que han proliferado unas curas de desintoxicación digital ofrecidas por resorts de lujo que se centran en desenchufar el Wi-Fi por unos días.

Casa Vera (Allué) - Facebook Casa Vera

Casa Vera (Allué, Sabiñánigo, Alto Gállego, Huesca). En el corazón del Prepirineo oscense, la minúscula localidad de Allué acoge un centro de bienestar que sintetiza a la perfección los conceptos de descanso y naturaleza. Ofrece actividades durante todo el día tales como talleres de relajación, respiración y yoga. Fomenta además entre sus huéspedes la práctica del vegetarianismo y otras formas de meditación en la naturaleza, lo que ellos llaman “zenderismo”. El entorno, por su parte, hará las delicias del viajero más necesitado de naturaleza y parajes a orillas del río Basa. Un templo para la desconexión más absoluta.

Casa Vera 2 (Allué) - Facebook Casa Vera

Casa Emilietta (Mergozzo, Italia). De un acogedor estilo rústico, Casa Emilietta se encuentra junto al lago Mergozzo y está absolutamente rodeada de naturaleza. Desde aquí se puede llegar fácilmente a las Islas Borromeas y al Jardín Botánico Villa Taranto, aunque también al parque de Villa Pallavicino, puerta natural al Parque Nacional Val Grande, con sus sinuosos senderos y vías fluviales. La carta de presentación de este retiro espiritual es suficiente para disfrutar de unas vacaciones en las que la única necesidad sea la de conectar con el entorno.

Casa Emilietta_Italia_fonte Booking

Casa da Pedra (Amarante, Portugal). En el medio del campo, esta casa cuenta con un exuberante jardín y una piscina descubierta. Un lugar perfecto para olvidarse del mundo durante unos días tiempo. Se trata de un punto estratégico para visitar las cascadas cercanas de "Fisgas do Ermelo," sin duda, el más hermoso atractivo de esta zona de Portugal.

Villa Klumpp_Germania_fonte Booking

Villa Klumpp (Baiersbronn, Alemania). Situado en el pequeño y verde pueblo de Tonbach, la villa no cuenta con Internet, pero sí con un gran balcón desde el cual admirar una magnífica postal de la reserva natural Wilder See-Hornisgrinde. Cerca del alojamiento también se puede apreciar el Mummelsee, un hermoso lago enmarcado en la conocida Selva Negra, o el paso de montaña de la Ruhestein, un destino ideal para excursionistas y amantes de los deportes de invierno como el esquí alpino.

Ktima Goumenos_Grecia_fonte Booking

Ktima Goumenos (Golfo de Mesenia, Grecia). Otra hermosa villa con vistas al mar Jónico, donde, en lugar de Internet, se ofrecen un sinfín de actividades náuticas para unas vacaciones relajantes. Además, los visitantes pueden relajarse en la gran terraza o paseando por el jardín que rodea el edificio. Los largos paseos para contemplar la puesta de sol en playa de Peroulia son un atractivo añadido en un trozo de paraíso de aguas cálidas y transparentes.

Apartmento Annes Court_Irlanda del Norte_fonte Booking

Apartamento Annes Court (Bangor, Irlanda del Norte). Este alojamiento cuenta con todas las comodidades a los que un hogar no debe renunciar, menos Wi-Fi. Para evitar la necesidad de conectividad, en las inmediaciones de este acogedor apartamento se encuentra Clandeboye, un pequeño condado en torno al cual hay hectáreas de bosques, jardines y campos de golf. Y para complementar, el muelle de Bangor Marina ofrece unas espectaculares vistas de la costa junto a los amarres de yates y embarcaciones pequeñas.