DE TURISMO

¿Qué cosas no deberías perderte de Tenerife?

El parque nacional del Teide, los acantilados de los Gigantes, el parque rural de Anaga, la cueva del viento, las pirámides de Güimar o la propia ciudad, son algunas de las visitas que no te puedes perder en la isla de Tenerife

¿Qué cosas no deberías perderte de Tenerife?
¿Qué cosas no deberías perderte de Tenerife?
¿Qué cosas no deberías perderte de Tenerife?

Historia, paisajes de ensueño, desconexión, playas y calor son solo algunas de las maravillas que cada año atraen a millones de turistas que deciden visitar esta isla. Solo durante el año pasado, 5 millones de personas se acercaron a Tenerife para conocer los encantos de una isla que ofrece todo tipo de atractivos. Desde rutas de senderismo, pasando por playas cristalinas hasta hoteles en Tenerife se puede encontrar de todo para disfrutar de las vacaciones. Estos son solo algunos de los rincones de la isla mejor valorados por sus visitantes:

-El parque nacional del Teide: esta maravilla que se divisa desde numerosos lugares de la isla es el parque nacional más antiguo de Canarias. Su cima está presidida por el Teide, el volcán más grande de España. En su punto más alto, el Teide llega a los 3.718 metros de altitud, un punto al que puede llegarse andando. Además, para aquellas personas que no puedan realizar el recorrido o prefieran hacerlo de manera más rápida, existe un teleférico disponible al público todos los días, que alcanza unos 3.555 quedando únicamente un centenar de metros para recorrer a pie.

-Acantilados de los Gigantes: se trata de un impresionante acantilado, que se eleva más de 500 metros sobre el mar. Este lugar es ideal para los aficionados a deportes como la pesca, la vela o el submarinismo. Es una zona muy interesante también para los amantes de la fauna marina, ya que con frecuencia es posible ver cetáceos.

-El parque rural de Anaga: es una de las zonas más antiguas de la isla. Es ideal para aquellos a los que les gusta disfrutar de los paisajes montañosos y del senderismo. Con una altitud que alcanza en algunas zonas los 1.024 metros, este espacio natural protegido alberga una extensión de más de 14.000 hectáreas. En 2015 fue declarado Reserva de la Biosfera por la UNESCO, debido a la gran diversidad de flora que presenta (el parque acoge al mayor número de especies endémicas de toda Europa).

-La cueva del viento: conocida por ser el tubo volcánico más grande de Europa, es uno de los lugares favoritos de los apasionados por los fenómenos volcánicos. En la Cueva del Viento existen hasta tres niveles de pasadizos donde se pueden percibir diferentes fenómenos geológicos. La cueva puede visitarse en grupos de menos de 16 personas y solicitando una cita con anterioridad.

-Las pirámides de Güimar: reciben este nombre por su forma piramidal. Se trata de construcciones de piedra que esconden todo un misterio en cuando a su creación. Algunos investigadores sitúan su construcción a finales del siglo XIX y defienden la teoría que se basa en el trabajo de los campesinos, los cuales moverían y a amontonarían estas piedras con la finalidad de limpiar sus tierras y poder cultivar en ellas plantaciones de tunera.

-Santa Cruz de Tenerife: capital de la isla, esta ciudad reúne arquitectura y naturaleza a un tiempo. Además de por sus playas, este núcleo destaca por la gran variedad cultural y arquitectónica que ofrece: el auditorio de Tenerife, el TEA, el Museo de la Naturaleza y el Hombre, el Castillo San Juan Bautista, la Plaza de los Patos, el Palacio de Carta, etc.