FORMAS ALTERNATIVAS DE APRENDER INGLÉS

Yes We Can

No es una leyenda urbana. Los españoles, en general, hablamos mal inglés. Una vergüenza proverbial al practicarlo, parece encontrarse en el origen de muchos desencuentros con este idioma. Unos cuantos emprendedores se han puesto manos a la obra para acabar de cuajo con nuestros complejos idiomáticos con la lengua de Shakespeare

Englishcafe, un modelo pionero para aprender inglés en cafés con encanto. | Estrella Digital
Englishcafe, un modelo pionero para aprender inglés en cafés con encanto. | Estrella Digital
Yes We Can

"Englishcafe" es un modelo pionero en España para aprender inglés en cafés con encanto. Fundado por dos emprendedores vallisoletanos, residentes en Madrid, que aprendieron de su propia experiencia, en academias y centros especializados con coste elevado, para darse cuenta de que ese no era el camino. "Nuestra empresa surge como alternativa a los sistemas educativos tradicionales en los que el exceso de teoría y la falta de conversación restan efectividad al aprendizaje y lo convierten en una actividad poco atractiva", nos dicen Patricia Bendito cofundadora de este negocio junto a Guillermo Sanz.

El atraso en el dominio de la lengua inglesa se remonta a tiempos inmemorables

La fórmula es clara: "hemos elegido los cafés con mayor encanto de varias ciudades españolas para que quien lo desee reciba sus clases de inglés en grupos reducidos y en un entorno agradable, de la mano de profesores nativos formados y con experiencia. Además de las clases, a lo largo del año, proponemos diversas actividades fuera del horario lectivo con el objetivo de fomentar un buen ambiente y la práctica del idioma", explica Patricia.

Con tan solo dos años de andadura y con un método centrado en la conversación como parte fundamental del aprendizaje, "Englishcafe" tiene ya unos 500 alumnos mensuales y franquicias con presencia en Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla, Málaga y, a partir de septiembre, también Valladolid.

El atraso en el dominio de la lengua inglesa se remonta a tiempos inmemorables. Una deficiente enseñanza en edades tempranas y la costumbre de ver películas dobladas al castellano, son algunos de los problemas que nos impiden superar la barrera del eterno nivel "intermediate". Precisamente ese nivel es el que hay que tener para entrar en "Action English", una compañía de teatro, en el centro de Madrid, para gente que quiere mejorar su confianza y fluidez con el idioma a través de la interpretación.

La crisis ha espoleado el aprendizaje del inglés

Desde el año 2003, Harriet Thompson y Schuyler Hedstrom dan clase a adultos, niños, empresas y directivos. Les enseñan a perder el miedo a hablar en público, mejorar la pronunciación y nivel de vocabulario en inglés, aumentar la capacidad de improvisar, proyectar la voz y técnicas escénicas. "La mayoría busca no perder el nivel de inglés que tiene y mejorarlo a base de poder lanzarse a hablar y soltarse, que es uno de los principales problemas de los españoles con el idioma. En un entorno lúdico donde, además, lo combinas con una actividad como el teatro, es más fácil desconectarse de la rutina, del estrés y estar abierto al aprendizaje", explica Schuyler.

Cada vez son más los que tratan de poner remedio a esta carencia de largo recorrido con fórmulas y métodos no convencionales. Por eso, Jonathan Ballantine, profesor de inglés por la Universidad de Cambridge, se decidió a fundar "English & Golf Madrid", un programa para aprender inglés mientras practicas este deporte. "Los españoles probablemente saben más reglas de gramática que los nativos, pero no hablan inglés con confianza. El método Speak English está diseñado para fomentar los hábitos de comunicación porque no es lo mismo la gramática escrita que oral y por eso, la mayoría de las veces, aunque tengamos buen nivel, nos cuenta entender a un oriundo", asegura Jonathan.

Ballantine, con más de 15 años de experiencia en distintas empresas y países internacionales asegura que "los alumnos que quieren mejorar su nivel y su expresión oral tienen que reorientar su atención de los libros de inglés a actividades que les gusten como el deporte, la música, etc. Cuando se concentran más en la actividad o acción que en el idioma, los resultados en el aprendizaje de la lengua son más profundos y naturales. Se dan conversaciones más espontáneas y menos forzadas".

Si los españoles salimos mal parados en la evaluación de esta materia, aún peor lo tiene los políticos y es que también carecemos de buenos modelos de comportamiento, con unos representantes del país que no dominan el idioma. La crisis, además, ha espoleado el aprendizaje del inglés. El comercio, el mercado, las relaciones internacionales, la política, todo pasa por hablar este idioma que nos cuesta tanto. Rajoy, Botella ya no hay excusas.