EL DEPORTE DEL FUTURO

Ciberatletas y 'gamers', los deportistas del futuro

Son jóvenes de entre 17 y 23 años que han decidido ganarse la vida jugando entre 12 y 14 horas diarias a un videojuego. En España, es un sector al alza y cada vez son más los clubes y asociaciones que han decidido apostar por los e-sports

Ciberatletas y gamers, los deportistas del futuro.
Ciberatletas y gamers, los deportistas del futuro.
Ciberatletas y 'gamers', los deportistas del futuro

No mantienen una dieta, no corren y no sudan la camiseta, pero sí llenan estadios, firman contratos astronómicos y son un reclamo equiparable a estrellas del deporte como Cristiano Ronaldo o Leo Messi. Son los 'gamers' o ciberatletas. Personas de entre 17 y 23 años que han convertido a su hobby en una profesión. Su objetivo, convertirse en los mejores del mundo en los denominados e-sports, entre los que destacan títulos como el Dota 2, el Startcraft, League Legends o el Counter Strike. Doce horas de entrenamiento diarias, escasa vida social más allá de la virtual y el abandono de sus estudios son los peajes que la mayoría han de pagar para llegar a uno de los clubes que ofrecen un contrato profesional a su jugadores y con el que el deportista puede llegar a ganar hasta unos 2.000 euros mensuales.

Considerado el peor enemigo para las madres de medio mundo, el videojuego se ha convertido en un estilo de vida y en una fuente de financiación para muchos adolescentes apasionados del ordenador y de las consolas. El comienzo de la profesionalización de este deporte virtual comenzó en Corea del Sur con los primeros torneos de Startcraft, un juego de estrategia virtual, hace algo más de una década. Pero el verdadero fervor comenzó con los campeonatos del DOTA 2 en el que China -país que reconoce a estos profesionales como deportistas- se ha convertido en lo que Brasil en el fútbol.

Los ciberatletas se caracterizan por su precocidad y su corta vida laboral. “Un 'gamer' con más de 26 años ya es considerado un jugador viejo porque ya ha perdido todos sus reflejos. Lo normal es que se comience a los 15 años y que llegue a su madurez a los 20 años”, explica Sergio Susa, especialista en videojuegos y en 'gamers'. En España, aunque el sector aún está poco profesionalizado sí se han realizado varios avances y el futuro se presenta muy esperanzador para ellos.

“España ha ondeado la bandera de los e-sports como precursores en el mundo occidental y ya existen varias organizaciones y equipos dedicadas a esta actividad”, afirma Susa. En este sentido, uno de los primeros clubes de fútbol del Viejo Continente ha sido el Valencia que hace pocas semanas estrenó esta sección ante la prensa.

La gran incógnita y la principal pregunta que se realizan las familias de los 'gamers' cuando son conocedores de las intenciones de su allegado es, ¿puede ganarse la vida siendo un ciberatleta? “Claro que sí, tienes que ser muy muy bueno, pero sí es posible poder hacer carrera y ganar mucho dinero”, afirma este experto en videojuegos. En España, un 'gamer' puede llegar a ganar unos 2.000 euros de media, aunque el mejor jugador del mundo, Lee Sang-hyeok, se embolsa cerca de un millón de euros anuales.

Las empresas no han estado ajenas al crecimiento de esta profesionalización del sector y ahora es muy raro encontrar algún jugador que no tenga ningún tipo de patrocinio en su camiseta. “Como en todo deporte, los patrocinadores suponen la gran fuente de financiación de los clubes y por ende de los jugadores. Lo normal es que las equipaciones de los 'gamers' tengan entre cinco y seis patrocinadores”, explica Susa.

Los campeonatos de e-sports se han convertido en todo un acontecimiento ya no sólo en Asia, sino también en Europa. En Madrid, el palacio de Vistalegre registró un lleno absoluto hace poco más de un año gracias a la celebración del torneo LCS (League of Legends). Pero lo vivido en la capital española no es una excepción, sino algo que lleva ocurriendo desde hace un lustro en muchas ciudades asiáticas y ahora cada vez más en el Viejo Continente.

Torneos

La espectacularidad de los torneos se ha convertido en un reclamo para los miles de aficionados que llenan pabellones como el Madison Square Garden y persiguen el autógrafo de sus ídolos como si de Messi, Lebron James o Roger Federer se tratara. El fenómeno 'gamer' ha llegado a unas cotas tan altas que ya se ha realizado hasta una película basada en la evolución de este sector. Su nombre es ‘Free to Play’ y en ella se recogen algunos relatos de los mejores 'gamers' del mundo. Uno de ellos llama la atención por su rotundidad y confianza en el futuro de los e-sports. “Dentro de diez años los 'gamers' estaremos reconocidos como deportistas en todo el mundo. Estoy segura de que el futuro del deporte esta en los e-sports”, afirma en la película una jugadora coreana.

La industria del videojuego también se ha lanzado a la profesionalización del sector y compañías tan importantes como Electronic Arts han creado una división sólo para introducir sus mejores títulos como el Fifa en este tipo de torneos virtuales. El problema que se ha encontrado la compañía estadounidense son dos: el hermetismo de los e-sports, que están acostumbrados a jugar a cinco o seis juegos, y el factor suerte. En juegos deportivos que recrean por ejemplo partidos de fútbol hay factores en los que el jugador no puede influir como es el caso de la manejabilidad del portero, que es una función que realiza la CPU.

Nadie conoce qué puede suceder en el futuro, pero es una evidencia que los 'gamers' ya no son una moda pasajera. Cada vez son más los jóvenes que idolatran a los jugadores de e-sports profesionales y que quieren seguir su ejemplo. Además, este deporte del futuro cuenta con lo más importante y por lo que muchos deportes pagarían dinero, una afición que genera un gran consumo alrededor del sector.