IDIOMAS

El chino cotiza al alza

El idioma chino se ha convertido en algo más que una moda. Para algunos es un hobby, pero para la mayoría es un medio para lograr mejores oportunidades de trabajo, comerciales y de negocio en un país que sigue creciendo a un ritmo del 7%

Taller de chino oral
Taller de chino oral

Aprender chino ha dejado de ser algo extraordinario en España y el número de personas que se interesan por este complicado idioma no para de crecer. China es la segunda potencia económica mundial y las multinacionales tratan de establecer un mayor número de acuerdos comerciales con este país emergente, para lo que necesitan personal que pueda negociar con ejecutivos y directivos del gigante asiático. "Ningún país del mundo es ajeno a la realidad que supone el crecimiento económico de China. La gente sabe que es un idioma de futuro y quiere aprenderlo o que sus hijos lo aprendan. Las empresas demandan personal que lo hable y, por eso, el incremento de academias de chino en España se ha multiplicado por 40 en los últimos cinco años. Las hay en todas las ciudades, tanto gestionadas por españoles como por chinos", explica un portavoz de la Cámara de Comercio Hispano China.

En España, la comunidad china es una de las más significativas, la cuarta en importancia, y su trascendencia va en aumento. "No solo las grandes compañías valoran y buscan que sus candidatos conozcan este idioma, sino que también las pequeñas empresas, sobre todo del sector hotelero y de la restauración, comienzan a requerir personal con conocimientos del idioma chino", aseguran fuentes de la Cámara Oficial de Comercio, Industria y Servicios de Madrid.

El Gobierno chino ha apostado fuerte por la enseñanza de su idioma como lengua extranjera y en algo más de cinco años ha abierto más de 440 institutos Confucio -equivalente al Instituto Cervantes español- en más de 81 países. En España hay sedes en Madrid, Granada, Valencia y Barcelona que, además de ofrecer cursos y becas, organizan actividades culturales. El Instituto Confucio de la capital abrió sus puertas en 2008 y su número de alumnos ha crecido progresivamente desde los 90 que había en sus inicios hasta los más de 700 actuales.

Y ¿cuál es el perfil del estudiante de chino en España? Desde la Cámara de Comercio de Madrid apuntan que la demanda del estudio del chino se concentra en Madrid, Barcelona y Valencia. Actualmente, cursan chino en España unas 40.000 personas de las que un 40% son trabajadores o estudiantes universitarios y el 60% restante lo componen jóvenes menores de 18 años.

El estudio de este idioma va 'in crescendo' y este año se prevé que se presenten a los exámenes oficiales de nuestro país unos 12.000 participantes. A nivel mundial, cinco millones de personas ya han realizado alguno de los exámenes oficiales convocados por distintos centros docentes. No en vano, el chino mandarín, con su escritura simplificada, es el más utilizado en la República Popular China, el que más se habla en el mundo y en Internet y el que estudian los extranjeros. Además, los expertos señalan que se convertirá en la lengua oficial de toda Asia.

"Cada día hay más profesionales cualificados, tanto nativos chinos como españoles, que permiten mejorar los métodos de enseñanza a niños y adultos. Los Grados de Estudio de Asia Oriental en las universidades españolas resultan relevantes centros de formación de profesionales, así como la profesionalización en la universidad china. Podemos decir que nuestro equipo docente -chino y español- cumple todos los requisitos de formación y especialmente con las capacidades didácticas en la enseñanza de una lengua extranjera", afirma Isabel Cervera, Directora del Instituto Confucio de Madrid.

Falta de profesores

A pesar de las afirmaciones de Cervera, lo cierto es que no hay suficientes profesores chinos para cubrir la demanda porque éstos tienen problemas para obtener la residencia legal en España, "de manera que sigue habiendo y seguirá habiendo escasez de docentes", confirman desde la Cámara de Comercio Hispano China.

¿Y qué decir sobre la dificultad del aprendizaje? Zhang Song, profesora del Instituto Confucio de Madrid con once años de experiencia, explica que el estudio de este idioma no es un camino de rosas. Una pronunciación completamente distinta y una escritura que consiste en caracteres que casi solo se aprenden a base de memoria requieren mucho esfuerzo, dedicación y paciencia por parte del alumno. En general, dice esta docente, para llegar a ser bilingüe, se necesita como mínimo seis años de estudio a un ritmo de dos horas diarias. Poder comunicarse se puede conseguir en seis meses con esas mismas dos horas de dedicación. Y si se emplean cuatro horas semanales, se necesitarán dos años. Para poder escribir todo en caracteres serán necesarios también seis años. Pero todo depende mucho de cada alumno, de su capacidad y dedicación.

Entre los otros países que demandan esta lengua, destaca por cercanía Japón, Corea y todo el este asiático. Con frecuencia, altos ejecutivos japoneses son destinados a China con el único objetivo de aprender el idioma. Si hablamos de Europa, los británicos lo ven con mucho potencial y futuro y desde muy temprana edad comienzan su estudio. Pero es bien conocido que la expansión de la enseñanza del chino es mundial y por eso, Isabel Cervera comenta que es interesante también el estudio de esta lengua en África por la presencia de las inversiones económicas en este continente e igualmente en América Latina.