SE NIEGA A REPONER LAS BAJAS

RNE sustituye a sus trabajadores por música

Los técnicos y cámaras se ven obligados a acudir a ruedas de prensa como redactores e incluso hacer preguntas, labores que, por convenio, no deberían realizar

Sede de la Unidad Informativa de RNE en Pontevedra.
Sede de la Unidad Informativa de RNE en Pontevedra.

A falta de que llegue la ‘era de los robots’ que tanto juego ha dado a las producciones cinematográficas, RTVE ha decidido sustituir a alguno de los trabajadores de RNE en sus centros territoriales por… minutos musicales. Todo ha ocurrido por no decidir sustituir a aquellos que están ausentes no ya por las habituales gripes de temporada sino por bajas de larga duración.

El ERE que vivió la Corporación hizo que las sesenta personas que trabajaban en las Unidades Informativas, las que tienen los centros territoriales en cada una de sus provincias para abarcar toda la información que se genere en ellas, han quedado reducidas a unas seis o siete, o como mucho, en el mejor de los casos, a ocho.

Como explica a este periódico Miguel Ángel Curieses, secretario general de UGT en RTVE, Juan Roldán, el responsable de la estructura territorial en RTVE, ha dado instrucciones a los responsables de esos centros de que “no hay nada que contratar nunca y bajo ninguna circunstancia”.

Por ese motivo, y “por primera vez en la historia”, el director del centro de Galicia había dado la orden de que no se emitieran los boletines locales de RNE en toda la comunidad por “la acumulación de bajas” en todas las provincias y ante la imposibilidad de cubrirlas. Las quejas de los sindicatos han conseguido, cuando menos, que se diera marcha atrás a la decisión y que se volvieran a programar, pero no en las mejores condiciones para los trabajadores disponibles, porque, según Curieses, “están en una situación de máximo estrés”.

Un 'globo sonda'

Y esa negativa constante, por orden de la SEPI, de reponer las bajas de larga duración está provocando un exceso de trabajo para muchos de ellos, y, según UGT, “por muchos derechos a los que renuncien, ya que se llega a situaciones en las que es materialmente imposible cumplir con el Servicio Público encomendado”.

Lo peor de todo, confiesa Miguel Ángel Curieses a Estrella Digital, es que “esta situación no sólo se está dando en Galicia sino también en otros centros territoriales, ya que en cinco o seis de ellos sus directores han llegado a dar la orden de sustituir los boletines informativos por música, ante la imposibilidad de llevarlos a cabo por la falta de personal”.

Esta decisión es incluso ilegal, según él, ya que “por mucho que la SEPI insista en que la tasa de reposición de puestos de trabajo es cero, hay una ley en la que se refleja que los ciudadanos tienen derecho a que los medios públicos les informen fielmente de la actualidad, con una rigurosidad que no se puede conseguir en estas condiciones y que llevan a cabo trabajadores que son técnicos o cámaras y que por convenio no pueden desarrollar la labor de redactores”.

El problema no sólo afectaría a esos centros territoriales sino también a los informativos nacionales de TVE, ya que, como precisa Curieses, “el 60% de las noticias de los telediarios se hacen con informaciones de los centros territoriales”.

Para él, esto no sería sino un “globo sonda” que tendría como objetivo principal “el desmantelamiento de los centros territoriales, porque si la gente se acostumbra a que no haya informativos locales se terminará preguntando que para qué sirven esos centros”.

Por ese motivo es por el que piden el cese inmediato de Juan Roldán, porque el sindicato considera que “el gobierno en funciones ya ha demostrado sobradamente que no sólo no cree en el Servicio Público, sino que incluso le molesta, y él lo que busca es su desmantelamiento”. Su secretario general puntualiza que “muchos no creen en la estructura territorial porque consideran que es duplicar la información territorial que dan ya las cadenas autonómicas, cuando en realidad ambas cosas son complementarias”.