TEMIÓ POR SU VIDA

La exnovia del 'Chatarrero' cuenta desnuda su polémico vídeo sexual

Asegura que su relación con el presentador de Cuatro fue un infierno y denuncia que entraron en su casa y le robaron todas las bragas

Lara Ruiz.
Lara Ruiz.
La exnovia del 'Chatarrero' cuenta desnuda su polémico vídeo sexual

Su amor por los animales parece que ha marcado su vida, como demostró primero al abandonar su carrera de auxiliar de enfermería en el departamento de pediatría del hospital San Juan deDios de Barcelona para hacerse peluquera canina, y poco después se enamoró hace tres años de Javier García Roche, conocido como ‘El Rey Chatarrero’ por su local de boxeo Chatarras Palace, por un animal, "me conquistó con su perro ‘Buñuelo’".

Ahora, Lara Ruiz ha decidido contar su historia y hacerlo desnuda en Interviú, donde afirma que "estuvimos juntos tres años, pero solo fuimos felices un año y medio. Su infidelidad acabó con todo”. Junto a él protagonizó inclusive la grabación del espacio A cara de perro, y precisa que “el día que graba el programa en Tordesillas para defender al Toro de la Vega me entero de que me ha engañado, y lo dejamos pero volvimos. Gran error, yo tenía rencor, rabia, despecho… Y él decía que va a cambiar pero la cabra tira al monte. Y llegaron las malas palabras, inestabilidad emocional por ambas partes…”.

Esos problemas dice que los notaba durante las grabaciones, "no les interesaban sacar problemas conyugales. Se me nota en la cara que no soy feliz. Estaba demacrada, súper delgada, consumida. Llegué a pesar 47 kilos midiendo 1’69. Sufrí anorexia nerviosa involuntaria. Yo no era consciente, eran los nervios"

lara

Según ella, "estaba completamente anulada, he aguantado cosas inaguantables. Me hacía putadas, pensaba en separarme y me daba ansiedad, se me caía el mundo, creía que no podía vivir sin él. Era inseguridad, miedo… Insisto, estaba anulada".

Lara puntualiza que lo de 'las putadas' era porque "a pesar de esta situación me propuso ser padres y comenzamos en enero un tratamiento de fertilidad. Ahora lo veo y pienso que jamás tendría un hijo con una persona tan inestable. Lo suyo era egoísmo puro: quiero ser padre, ésta es una buena mujer y ya está. No miraba más allá ni le preocupaba cómo estaba yo de salud. Solo decía: 'Estás muy delgada pero no pasa na. Estás to buena'".

Según ella, "cuanto más le necesitaba, más salía de fiesta con sus amigos. Me trataba como a una exagerada-desquiciada, pero yo estaba pasando un proceso hormonal brutal", y recuerda que "en abril decidimos irnos a Canarias para descansar antes de la transferencia de óvulos. Yo viajé dos días antes y estando allí me dejó por teléfono. Sin ninguna explicación. Él huye de los problemas. Al día siguiente vuelvo a Barcelona para hablar con él pero se había ido de fiesta a Ibiza. Y yo en casa, llorando, suplicándole que volviera para seguir con el proceso ¡Qué poca dignidad por mi parte! Ahora que lo veo, me avergüenzo, ¿cómo podía aguantar todo lo que me ha hecho?"-

Al parecer, 'el Chatarrero' no le dio ninguna explicación, "todavía no sé por qué nos separamos. Pasé dos semanas destrozada pero me fui a Ibiza a trabajar y allí me doy cuenta de que puedo vivir sin él, que no sentía la necesidad de estar constantemente diciéndole qué hacía, dónde y con quién. Dejé de sentirme como una mierda".

Pese a todo, afirma que Javier García Roche intentó volver con ella, "cuando vio que me perdía, intentó que volviéramos, venía todas las noches a mi casa, me traía regalos, me llenó el trabajo de rosas. Pero mi decisión era irrevocable. Y un día se entera de que estoy conociendo a un chico y ahí empieza lo peor, porque el único vínculo que nos quedaba era el coche, pero estaba a mi nombre, era mío. Me dice que se lo devuelva y que mi nuevo novio me compre otro. Y casualmente me lo roban".

Ahí es donde sí empezó lo peor para ella porque "en mayo, me voy unos días con un chico que estoy conociendo a Valencia y le mandan a él el famoso vídeo sexual de Javier y mío. Se me vino el mundo encima. ¡Cómo se puede ser tan ruin! No acuso a nadie pero tengo mensajes de audio previos amenazándome con hacerlo público". 

Captura de pantalla 2017-09-11 a las 13.44.16

Pese a ello confiesa que sí sabía que había vídeos de ese tipo porque "nosotros nos hemos grabado vídeos, no me avergüenzo, era mi pareja. Pero no sabía que ese vídeo existía. Y no es reciente, es de hace dos años, y encima sufrí un acoso brutal en las redes. Llamaban a mi trabajo preguntándome cuánto costaba lavar a un perro y que si el precio incluía que se la chupara como en el vídeo… Tuve que dejar el trabajo para que no afectara a la empresa".

La exnovia de Roche también desvela que sufrió un robo, "entraron a robar en mi casa y se llevaron todo lo mío pero no tocan nada de mi compañera de piso. Se llevaron hasta el cubo de la ropa sucia, me dejaron sin bragas. Solo dejaron unos guantes de boxeo en el vestidor". Al parecer no lo denunció porque creyó que "ya había ganado la guerra y ya no le quedaba más que hacerme", pero se equivocó porque "a los diez días vuelven a entrar en casa sin forzar la cerradura y lo destrozan todo: agujerean los marcos de las ventanas, las puertas rotas a hachazos, destrozan la escalera de mármol, acuchillan el sofá de piel… Me dio un ataque de pánico y denuncié. Llegué a temer por mi vida".  

Ahí sí presentó una denuncia porque "estaba cansada de que se hable sin saber. Pasé diez horas y media en la comisaría. Expuse lo que me venía pasando los últimos meses, las amenazas, los robos, el vídeo sexual… y la policía determinó que era violencia doméstica y activó el protocolo, que es la detención inmediata. De mi boca jamás ha salido que hubiera malos tratos. Pero la violencia de género no es sólo que te peguen, es mucho más amplia. Estamos a la espera de juicio".