SEGÚN AÍDA NÍZAR

"Era necesario cagarse en el suelo porque la casa está llena de mierdas"

Jordi González justificó su expulsión por el incidente de la defecación y ella se limitó a pedir la expulsión de Irma Soriano

Aída Nízar, con Jordi González en el plató de Gran Hermano VIP.
Aída Nízar, con Jordi González en el plató de Gran Hermano VIP.
"Era necesario cagarse en el suelo porque la casa está llena de mierdas"

Por mucho juego que hubiera dado desde su vuelta, Aída Nízar ha sido la expulsada esta semana en Gran Hermano VIP. En su entrevista en el plató con Jordi González lo que primó por encima de todas las cosas fue la defecación que llevó a cabo la concursante en el suelo del baño de la casa.

Según el presentador su expulsión "ha sido por un problema de mierda", y hasta llegó a afirmar que la audiencia le había dado la espalda esta vez por ese incidente, algo en lo que ella no coincidió, "¿entendieron ustedes la mierda como tal? Jordi, cuando tratas con ese tipo de gente hay que responderles con la mierda a su altura".

Aunque Jordi González, ya curado de lo de la retina de su ojo, le indicó que "no te pega lo de la caca", la única preocupación de Aida era contar con el apoyo expreso de su madre, "madre, si me das el beneplácito, me quedo con eso", al tiempo que precisaba sobre el incidente que "me costó, pero era necesario. Estaban intentando apabullarnos". 

Alejandro Abad también terció en el asunto y le preguntó a su amiga "por qué no limpió los platos con mierda", y ella le respondió que la casa de Guadalix estaba "llena de mierda", lo que provocó las iras de Jordi González: "No hables así de los concursantes, porque sois la materia prima de este programa y de otros muchos".

Sobre su expulsión en sí, Aida destacó que "la audiencia se pierde a una gran concursante", y reconoció que "me gustaría no estar en este plató", al tiempo que recordaba que "como dice Jorge Javier Vázquez se trata de que te quieran o que te vean y mi ambición era que me quisieran. Soy una mujer sensacional y ustedes me eligieron para volver".

Respecto a su enfrentamiento con Irma Soriano, Aída puntualizó que "lo primero que tiene que tener un concursante de GH VIP es sentirse orgulloso de ser concursante. Ella siente vergüenza de estar en el programa, le gustaría estar presentándolo", y no se cortó al afirmar que "ojalá sea la próxima que salga porque no es merecedora de estar ahí, es capaz de hacer el ridículo más grande por llevarse bien hasta con los que odia. No soporta ver brillar". De momento su anhelo tendrá que esperar ya que los nominados de esta semana son Aylén, Daniela Blume y Marco Ferri, el único hombre que queda.

Durante su despedida, Aida Nizar aseguró que solo quería hablar "con la ganadora de esa casa", en referencia a Daniela Blume, con la que había tenido un tremendo altercado, pero a la que a pesar de todo seguía defendiendo, "brindo por haberme encontrado contigo y acuérdate de valorarte mucho. Me quedo con ganas de más de nosotras. Haz una cosa por mí, gana este concurso".