POR DELANTE Y POR DETRÁS

Aída Nízar lo enseña todo en Gran Hermano VIP

La concursante pide perdón a su progenitora porque "le prometí a mi madre que siempre llevaría ropa interior"

Momento en que comenzó todo.
Momento en que comenzó todo.
Aída Nízar lo enseña todo en Gran Hermano VIP

Fue una gracia, pero 'maldita gracia' debió pensar Aída Nízar cuando Elettra Lamborghini le subió la falda y ella recordó que no llevaba ropa interior y que todo el mundo le había visto tanto su trasero como sus partes íntimas, por aquello de que las cámaras de la casa permiten ver a los concursantes en todas partes por delante y por detrás.

La risa con la que intentó disimular al principio la situación vivida se transformó en 'nerviosa' poco después, hasta el punto que fue al confesionario para hacerle una súplica al Súper: "Dios mío por favor, que no se emitan estas imágenes".

Aída estaba plenamente convencida de que "se me ha visto todo", por lo que dijo que "esto es una vergüenza. A mis 41 años, enseñando el culo a toda España. Esto no se espera de Aída".

Incluso escenificó en el confesionario la frase que pronunció Alyson Eckmann en el momento del 'suceso', cuando la norteamericana dijo eso de "es que no sabía por dónde tirar", tirándose de la falda por todas partes antes de sentarse en el sofá y escuchar la advertencia del Súper: "Cuidado que se te va a ver otra vez".

Más tarde, ya con sus compañeros, la vallisoletana les recordó que "yo sólo sé que esto se emite 24 horas y ese vídeo ya está circulando por las redes", de ahí que previamente le hubiera insistido al Súper que "y que censurais imágenes, no podéis emitirlo".

Y por a alguien le hubiera quedado alguna duda sobre lo que se había y no se había visto, Aída lo dejó claro al pedir perdón a su madre públicamente porque "le hice una promesa a mi madre, llevar siempre ropa interior, lo siento mamá", antes de reconocer que, a diferencia de lo que había dicho días antes, "hoy, no adoro mi vida".

Hay que recordar que todo comenzó cuando Marco Ferri le estaba enseñando los secretos del beso trompeta y Elettra Lamborghini decidió intervenir para explicarle a Nízar como debía mover el trasero de una forma sexy. Mientras Nízar lo intentaba, la italiana no desaprovechó la ocasión y le levantó la falda, dejando al descubierto las partes bajas de Aída sin ropa interior.