TODOS DE TARRAGONA

26 párrocos logran que se retire un programa de TV

El programa estaba por encima de la media de la cadena en materia de audiencias

Carlos Cuesta, presentador de La Marimorena.
Carlos Cuesta, presentador de La Marimorena.
26 párrocos logran que se retire un programa de TV

Ni 'la fuerza' parece tener tanto poder como el de 26 párrocos catalanes que, según parece, han conseguido que 13 TV retirara de su programación un programa como La marimorena, el programa de debate y actualidad que hasta ahora presentaba Carlos Cuesta. Esa al menos es la impresión que da después de que la cadena optara por su supresión, de manera sorprendente para todo el mundo, después de recibir una carta en la que se quejaban de formatos como ese.

La cadena no ha dado a conocer los motivos de esa supresión, algo que se antoja como necesario teniendo en cuenta que el espacio cosechaba una audiencia por encima de la media del canal, e incluso que recientemente se había renovado el mismo por una temporada más. 

Lo único que es cierto, y de ahí que se hable del 'poder' de esos párrocos, es que la cancelación llega poco después de que éstos pidieran a 13 TV que eliminase sus tertulias "que tanto daño hacen". Lo hicieron a través de una carta abierta dirigida a Ricardo Blázquez, presidente de la Conferencia Episcopal.

La marimorena arrancó sus emisiones en 2013, emitiéndose al principio los domingos, y, dado su buen funcionamiento, pronto pasó a ampliar su difusión todo el fin de semana. Según El Confidencial Digital, la cancelación de La marimorena llegaría con el planteamiento de reformar El cascabel, uno de sus buques insignias. Sin embargo, no se conocen cuáles serán los cambios pertinentes a los que la cadena someterá al programa de Antonio Jiménez.

Hay que recordar que en el escrito de esos veintiséis sacerdotes de la archidiócesis de Tarragona se precisaba que "la agresividad de los tertulianos y de los responsables del programa no concuerda con el diálogo sincero y fructífero que promueve la Iglesia Católica", motivo por el que exigían "que corrijan o supriman los programas de tertulia en 13 TV, que tanto daño hacen a la convivencia y ensucian la imagen de la Iglesia Católica".

Al parecer, ellos no hacían sino atender con su misiva "las quejas de muchos de nuestros fieles", y porque consideraban que el canal "ha de respetar a las personas y a las instituciones según su ideario, en algunos de sus informativos y tertulias, opte por el desprecio, la descalificación e incluso el insulto".

Según ellos, en esas tertulias "se continúan fomentando los sentimientos contrarios al respeto, la tolerancia, el diálogo y la solidaridad", y lo que es peor, que "en estos últimos días, tras los atentados en Catalunya, la agresividad de los tertulianos y de los responsables del programa, si cabe, se ha hecho todavía mayor".

Incluso hacían una petición directa, "deseamos que en 13 TV se atiendan las palabras del papa Francisco en el mensaje de este año en ocasión de la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales, cuando pedía a los comunicadores ejercer su labor 'de forma constructiva rechazando los prejuicios contra los demás', y siguiendo un modelo que fomente una cultura del encuentro que ayude a mirar la realidad con auténtica confianza".