PRESENTACIÓN EN LISBOA

La “mirada al siglo XX” de Vaz de Cunha

El último libro de Vázquez Moliní y Ruiz de Baudrihaye (Rui Vaz de Cunha, o sea) se ha presentado en Lisboa. Los autores hacen memoria sobre destacados personajes del siglo XX que fueron retratados por Vázquez Díaz.

Raúl Morodo (i), Javier Rioyo (c) e Ignacio Vázquez Moliní (d), en la presentacion en el Instituto Cervantes de Lisboa.| Lucía Vives
Raúl Morodo (i), Javier Rioyo (c) e Ignacio Vázquez Moliní (d), en la presentacion en el Instituto Cervantes de Lisboa.| Lucía Vives
La “mirada al siglo XX” de Vaz de Cunha

El Instituto Cervantes de Lisboa ha sido el escenario elegido para presentar el libro “Una mirada al siglo XX: Los memorables de Vázquez Díaz”, escrito por Ignacio Vázquez Moliní y Jaime-Axel Ruiz de Baudrihaye, pero firmado bajo el heterónimo Rui Vaz de Cunha (con el que ya han publicado varias obras). Nombres, todos ellos, bien conocidos por los lectores de este periódico, ya que los tres, los dos autores reales y el imaginario, son colaboradores habituales de EstrellaDigital.es.

La presentación de este libro de estampas literarias, elaboradas a partir de los retratos que realizara el pintor onubense Daniel Vázquez Díaz, corrió a cargo de Raúl Morodo, embajador de España en Portugal en los años noventa, y Javier Rioyo, Director del Instituto Cervantes de Lisboa.

La idea de este libro, según sus autores, “surgió de un artículo del propio Vázquez Díaz, en el que recuerda un día de los años veinte”, cuando regresando del Prado se encontró con Ortega y Gasset y con su paisano, Juan Ramón Jiménez. El filósofo preguntó qué debe reflejar un buen retrato, a lo que el pintor respondió que el retrato debe representar una biografía y el poeta contestó que el retrato debe expresar lo poético de cada rostro.

Libro Manuel Vázquez Díaz, de rui Vaz de Cunha. | Lucía Vives

Para el embajador Morodo este es un libro que “apuesta por la reconciliación. Un libro sobre pintura que habla de filosofía, de política y de sociología. Es la visión de una España y de un Portugal que debieron ser. Se retrata a algunos personajes, eminentemente cascarrabias, recurriendo a sus pocas facetas amables, como es el caso de Valle Inclán, Unamuno o Madariaga.”

En efecto, el libro contiene cincuenta y siete retratos literarios extraídos de las figuras que el pintor de Nerva, Vázquez Díaz, captó para la posteridad. Escrita con gran oficio literario, bien estructurada y de fácil lectura, esta “mirada al siglo XX” se acerca más al ensayo que al relato. A cada personaje se le dedica apenas tres páginas, pero en tan breve espacio se nos proporciona información sobre aspectos, facetas, situaciones, sucesos y anécdotas poco o nada conocidas de los protagonistas.

Esto convierte al libro en un complemento necesario para conocer la personalidad de aquellos que retrató Vázquez Díaz, sabiendo que todos forman parte importante de nuestro acervo cultural. Como apuntó acertadamente Raúl Morodo durante la presentación, “Hace falta recuperar la memoria y la presencia de los grandes poetas compartidos entre España y Portugal: Almada Negreiros, Fernando Pessoa, Miguel Hernández o Adriano del Valle.”

Por su parte, Javier Rioyo, destacó la necesidad de “recordar esa ibericidad perdida que representa Vázquez Díaz. Unas vanguardias que quedaron interrumpidas por la guerra civil española y por el fascismo del régimen salazarista. Lo maravilloso de este autor es que oculta uno, dos, tres o quién sabe cuántos más autores de carne y hueso.”

Todos los personajes del libro fueron retratados por Vázquez Díaz, con más o menos urgencia, en su afán por plasmar los rostros de aquellos ilustres coetáneos con los que tuvo relación en su quehacer como artista o simplemente como testigo de una época. Numerosos personajes de este libro fueron parte, sin duda, de la espina dorsal del siglo XX español. Muchos de ellos de ese magnífico período que fue el primer cuarto del siglo pasado, al que se ha denominado Edad de Plata de la cultura española, a quienes se unen en el libro otras figuras extranjeras: músicos, escritores, artistas plásticos,… que dejaron su relevante impronta en el bagaje cultural de aquella Europa.    

Ignacio Vázquez Moliní

Ignacio Vázquez  Moliní firma un ejemplar tras la presentación.

En todo caso, como ha afirmado Javier Rioyo, en este vistazo al siglo pasado los autores realizan “un truco de magia literaria” para “transformar a sujetos tan criticables como el conde de Romanones en personajes de los que nos apetece saber todavía más cosas”. Porque “la presencia en Lisboa de españoles de la talla de Ortega y Gasset, Unamuno o González Ruano debe ser recordada.”, añade Rioyo.

Javier Rioyo asegura que los autores realizan “un truco de magia literaria”

El atractivo de este libro radica en la reivindicación del pintor Vázquez Díaz, en la relevancia histórica y cultural de los rostros que salen de sus retratos para llenar las páginas de esta obra y por último, como siempre sucede en Vázquez Moliní y Ruiz de Baudrihaye, en esos matices de la historia, o debiera decir de la intrahistoria, que nos dan la medida humana e intelectual de los personajes elegidos. Porque a Rui Vaz de Cunha le gusta fijarse, como diría Nieves Concostrina, en las “menudas historias de la historia”.

Sin embargo, hay que advertir a los lectores que con el tiempo Rui Vaz de Cunha ha ido tomando vida propia y, como si de un vampiro o un alien se tratara, parece que estuviera apoderándose, poco a poco, de las almas creativas de Jaime Ruiz e Ignacio Vázquez Moliní hasta que, como en la saga “Los inmortales”, sólo pueda quedar uno. Veremos quién de los tres conservará su cabeza literaria sobre los hombros. ¿Quizá sea Rui Vaz? Se abren las apuestas.