"Y OTROS FACTORES INDETERMINADOS"

Carrie Fisher murió por una apnea de sueño

La actriz estadounidense que dio vida a la princesa Leia en la saga de Star Wars murió el pasado 27 de diciembre, cuatro días después de que sufriera un ataque al corazón en un avión

Carrie Fisher en un evento.
Carrie Fisher en un evento.
Carrie Fisher murió por una apnea de sueño

Carrie Fisher, conocida por dar vida a la princesa Leia en las películas de 'Star Wars', murió a causa de una apnea de sueño y "por otros factores indeterminados", según ha mostrado el informe forense revelado hace unas horas. 

La actriz estadounidense de 60 años murió el pasado 27 de diciembre después de haber sufrido, días antes, un infarto de corazón mientras viajaba en un avión. El diario 'Los Ángeles Times' ha publicado este sábado que los forenses apuntan a su pasado con el alcohol y las drogas como posible desencadenante de este ataque. Al día siguiente de conocerse la noticia, fallecía su madre, la actriz de Debbie Reynolds a los 84 años. 

Fisher padecía una enfermedad cardíaca y había tenido problemas con el alcohol y las drogas, algo que no ocultó en ningún momento. Sin embargo, la influencia de todo esto pudo desembocar en su muerte aunque no se ha podido establecer la relevancia que han podido tener otros factores, aún "indeterminados". 

Ante estas revelaciones, la hija de la actriz, Billie Lourd, ha declarado a la revista 'People' que su madre "luchó contra la adicción a las drogas y las enfermedades mentales toda su vida. Finalmente murió por eso. Ella fue deliberadamente transparente en todo su trabajo acerca de los estigmas sociales que rodean estas enfermedades".