CURIOSIDADES

El auge del tarot por teléfono frente al tarot tradicional

Una consulta por vía telefónica tiene un coste muchísimo menor que haciéndola por el método tradicional. De hecho, haciendo algunos cálculos sencillos, resulta más económico realizar seis consultas telefónicas que una única consulta presencial de tarot

Cartas de tarot.
Cartas de tarot.

Lo único fijo es el cambio. De esto dan muestras nichos de mercado tan tradicionales y costumbristas como el tarot. Mientras en algunos mercados los cambios se han producido de una forma tan rápida y vertiginosa, adaptándose a los nuevos tiempos y a las demandas cada vez más exigentes de los usuarios en torno al uso y al incremento de la usabilidad de la tecnología; en otros campos apenas estos sistemas automáticos y sencillos se comienzan a incorporar.

Tal es el caso del tarot, que en sus primeras vísperas de actualización y compaginación con la tecnología muestra una de sus versiones más amigables con la sociedad moderna de estos días. Con un sistema que requiere de poco mantenimiento, de poco aprendizaje para los que proveen los servicios como para los que necesitan de ellos, así como también la situación de estar disponibles la mayor parte del tiempo, los servicios de tarot por teléfono parecieran ser sólo ventajas. Muchas de ellas, frente al tarot tradicional, con diferencias insalvables.

Tarot telefónico: barato frente a su par tradicional

Esta web de tarot telefónico da muestras claras de lo que explica. Una consulta de tarot por vía telefónica tiene un coste muchísimo menor a la de tarot tradicional. De hecho, haciendo algunos cálculos sencillos, resulta más económico realizar 6 consultas telefónicas que una única consulta presencial de tarot. Considerando que los resultados son idénticos en cualquiera de los casos, la importancia de que algunos euros queden en el ahorro, no es nada de menospreciar.

La primera ventaja, por tanto, es el ahorro que supone un servicio de tarot por vía telefónica frente a los servicios tradicionales donde muchas veces no se tienen ningún tipo de garantías. A pesar de su costo bajo, todavía un gran número de usuarios no se atreven a probar las ventajas de estos servicios, quedándose al margen de la actualización del tarot, donde la importancia de la exclusividad que da estar conversando, en privado, con la tarotista, está cada vez mejor vista.

La privacidad: diferencias abismales entre ambos métodos

Consultar el tarot es considerado en muchos grupos sociales como algo sucio, deshonesto y vulgar. De hecho, estos motivos son los principales para que un gran número de potenciales usuarios se cohíban a realizar consultas de tarot. La prohibición de gozar de estos servicios tiene que ver con un aspecto clave: la privacidad.

Cuando se asiste a una consulta de tarot tradicional, todo el que frecuenta esas esquinas sabe quién es el usuario, a qué ha ido, y por qué razones puntuales. Con el tarot telefónico estos asuntos se eliminan por completo, dejando un campo abierto para la discusión entre la tarotista y el cliente, nada más. La privacidad es uno de los aspectos mejor valorados por las personas, y no son pocas las que sufren enojos y tristezas por sentir que no tienen un poco de esa paz que da la privacidad. De este modo, el tarot tradicional queda totalmente a la orilla del camino frente a lo que podría ser un avance de la privacidad muy importante: el tarot por teléfono.

La seguridad, basada en la confianza de sus usuarios

Cuando se asistía a una consulta de tarot tradicional, se quedaba totalmente en manos de lo que quisiera hacer el tarotista. Después de esto, había que pagar la consulta sí o sí. Sin importar si sirvió de algo, si todo terminó en una estafa cruel y directa, o si se resolvieron o no las dudas e incógnitas que el cliente llevaba al iniciar la sesión.

Esa situación de incertidumbre alejó a muchas personas de las consultas de tarot, y con una justa razón. A nadie le parece correcto malgastar el dinero en un servicio que promete y no cumple. Ante las situaciones dispares de la economía, más de una persona se enroló en “modo tarot” e intentan vender sueños y esperanzas sin fundamentos, basándose en bolas de cristal con un sistema operativo desactualizado.

La incertidumbre se erradica del tarot con los sistemas por teléfono. La mayoría de estos profesionales del tarot telefónico cuentan con cuentas en internet, donde los usuarios que ya han probado el servicio le califican, comentan qué tal les ha ido y si recomiendan a otros probar la experiencia. Esto permite ir confiado a la próxima consulta, así como también escoger entre varios profesionales del tarot, lo que no es un hecho menor.

La practicidad de las segundas opiniones

Al tener el tarot por teléfono un costo tan reducido frente al tarot tradicional, da la oportunidad a muchas personas de poder contar con segundas opiniones. Esto significa, ponerse en las manos de varios profesionales del tarot para escuchar las interpretaciones de cada uno en relación al futuro próximo del consultante. Esto, que pudiera ser un aspecto codicioso, puede representar mucho para cualquier persona.

A todos les ha ocurrido alguna vez en la vida que van a un laboratorio médico a realizarse algunas pruebas, y los resultados son tan irreales que, por las cantidades que se muestran, se debería estar muerto desde hace meses. Por eso, siempre es bueno acudir a un segundo laboratorio, repetir los exámenes, y darse cuenta de que los valores no eran tan estrepitosos como en el primer laboratorio.

En el tarot ocurre lo mismo. No todas las personas interpretan el tarot de la misma manera ni todos lo hacen correctamente. Los promedios no se equivocan.