LO MEJOR PARA EL RECIÉN NACIDO

La importancia de un buen equipamiento adaptado a tu bebé para asegurar su desarrollo

Cada vez son más las páginas web y profesionales de la puericultura que aconsejan sobre cómo cuidar, educar y promover el buen desarrollo de nuestros hijos

La mejor cuna para tu bebé.
La mejor cuna para tu bebé.
La importancia de un buen equipamiento adaptado a tu bebé para asegurar su desarrollo

Nos centraremos en uno de los factores más importantes de las primeras etapas de la vida de un hijo: el sueño y el descanso. Y es que resulta que, efectivamente, los pediatras coinciden en que, para velar por el sueño de un bebé, un buen equipamiento adaptado a él será la mejor opción.

Consideraciones acerca de las cunas y del sueño del bebé

Cuando decimos que el equipamiento del bebé debe adaptarse a él nos referimos a que es de suma importancia que escojamos aquél que ha sido especialmente diseñado por profesionales del sueño y de la salud de los bebés. Al leer los artículos científicos más recientes acerca de los avances en equipamiento para infantes, nos percatamos de que existen, desde hace varios años, modelos concebidos para adaptarse al bebé y formar parte de su crecimiento. Las minicunas son las que más han notado el cambio, pues su cada vez más importante valor en el mercado ha hecho que las compañías busquen nuevas formas de mejorar su diseño.

Una de las preguntas más frecuentes en padres novatos es la de saber cuántas horas ha de dormir su hijo y cómo hacer para que el sueño no se interrumpa con demasiada frecuencia. Los expertos han tomado este problema como el punto de partida de sus investigaciones, para añadir así diversas características a las minicunas que velen por el sueño del bebé.

Respondiendo a la anterior pregunta, un bebé recién nacido debe dormir unas 17 horas al día; al cumplir los 3 meses pasará a dormir 16 horas; a los 6 meses dormirá 15; a los 9 meses dormirá unas 14 horas; y a los 18 meses unas 13. Hay que tener en cuenta, además, que el sueño se divide en dos momentos: uno durante la noche, y el otro durante el día; sabiendo que a medida que el niño crezca irá durmiendo menos horas durante el día y más durante la noche.

La practicidad de las minicunas

Si bien es cierto que algunas de esas personas pueden llegar a pecar de demagogia, nos pareció interesante analizar la red para encontrar los consejos que no corresponden a falacias y que sí que poseen una base verídica demostrada por especialistas.

La practicidad de las minicunas reside en el hecho de que existen diversos modelos que permiten que cada familia encuentre la que más se adapta a su tipo y su ritmo de vida. Es importante tener en cuenta que dependiendo del tipo de vida de los padres, un equipamiento tendrá ciertas consecuencias en el bebé y en su desarrollo; por lo que es importante elegir la cuna en función a los hábitos y las preferencias de los padres.

Por ejemplo, para los padres más apegados a sus hijos, existen minicunas de colecho que permiten asistir al bebé, en caso de llanto nocturno, sin necesidad de levantarse, pues poseen sofisticados mecanismos que permiten bajar una de las paredes de la cuna para que podamos acceder al bebé desde la cama.

Se sabe que dejar llorar a un bebé puede ser perjudicial para él pues desarrollará una dependencia excesiva hacia su progenitor, por lo que mucha gente ha comenzado a buscar equipamientos que ayuden a que no llore, o que deje de llorar. Que nuestro bebé llore puede ser terrible, por lo que mucha gente está optando por modelos de minicunas con balancín, pues el vaivén de la cuna calma al bebé y le da la sensación de movimiento que tanto le tranquiliza.

Por otro lado, puede resultar muy práctico tener una minicuna en tijera, o plegable, para tener en el comedor. Más del 50% de las familias españolas declararon en 2015 en una encuesta de Global Test Market que solo tenían una cuna en casa, la cual usaban por la noche, y que durante el día dejaban al bebé durmiendo en capazos o carricoches. No obstante, estos equipamientos no fueron concebidos para sueños largos, por lo que no velan por el correcto sueño del bebé. Teniendo en cuenta que un bebé de 2 meses duerme 17 horas al día, y que la mitad de ese tiempo es durante el día, el bebé pasa la mitad del tiempo durmiendo en un lugar que no vela por su descanso. Una minicuna plegable puede ser la mejor solución, pues no ocupa lugar, y es de lo más fácil de usar.

Es importante que velemos por nuestros hijos comenzando por el sueño, pues durante los primeros meses de su vida, su descanso será uno de los ejes centrales de su desarrollo.