SE PUEDE SUPERAR

La glosofobia o miedo a hablar en público

Muchas personas desconocen el significado del término glosofobia. Sin embargo, sí que saben lo que es experimentar miedo a la hora de hablar en público

La glosofobia o miedo a hablar en público. | Oratoria Training Camp
La glosofobia o miedo a hablar en público. | Oratoria Training Camp

La glosofobia es el nombre que recibe ese miedo o ansiedad al tener que llevar a cabo un discurso frente a una audiencia.

Y la verdad es que esta fobia es muy común entre las personas, que no estamos acostumbradas a ponernos delante de un público multitudinario, ni siquiera a uno minoritario.

Sin embargo, también le ocurre a oradores, ponentes, conferenciantes, maestros, cantantes y demás profesionales que sí suelen estar acostumbrados a ponerse delante de muchas personas con bastante frecuencia. Pero entonces…

¿Por qué se tiene pánico escénico?

Aunque no hay una respuesta unánime, clara y contundente a esta pregunta, lo cierto es, que el miedo va acompañado generalmente por una situación de estrés mental que origina toda clase de pensamientos negativos como pensar que no van a salir las palabras, que la mente se va a quedar en blanco, etc. lo que conlleva justamente a eso.

También está originado por una saturación o cansancio por acumulación de eventos y trabajo, por baja autoestima, inseguridad en uno mismo o por una situación negativa experimentada con anterioridad.

Cuando esto ocurre, surgen los síntomas primarios como temblores, sudoración fría, afonía, parálisis, bloqueo mental, incapacitando en gran medida a realizar cualquier tipo de discurso o actuación en público.

¿Se puede superar la glosofobia?

Por supuesto que se puede superar la glosofobia o el miedo a hablar en público. Pero es muy importante tener en cuenta estos 3 factores fundamentales:

  • Creer en uno mismo y en lo que se va a decir
  • Ser consciente de que se es capaz de hablar en público y por tanto, que se puede hacer
  • Que exista un argumento contundente para hacerlo y para exponerse a dicha situación

Cuando están alineados estos tres factores, es decir, cuando uno tiene claro el motivo de por qué se va a enfrentar a la audiencia, cuál es el mensaje que quiere transmitir y  que es totalmente capaz de hacerlo, es cuando se está preparado para combatir la glosofobia porque es cuando se alcanza el equilibrio mental, emocional y corporal.

El equilibrio mental se alcanza cuando no se producen pensamientos ni recuerdos negativos que quieran destruir el momento. El equilibrio emocional se alcanza cuando no se producen sensaciones de temor ni angustia, y el equilibrio corporal cuando el cuerpo acompaña a la mente mediante una postura segura, erguida y expresiva, con paso y gestos firmes.

De esta forma, la voz saldrá potente y contundente, acompañada de movimientos seguros del cuerpo y con un pensamiento centrado en el discurso y no en nada más.