MÉTODO MONTIGNAC

Comer sin límites y bajar dos kilos por semana: la no-dieta del verano

Este revolucionario sistema te permite comer de todo, siempre y cuando se tenga cuidado con cómo se combinan los alimentos entre sí

Ración de sardinas a la brasa.
Ración de sardinas a la brasa.
Comer sin límites y bajar dos kilos por semana: la no-dieta del verano

Con el verano el ocio se instala en la vida de todos los ciudadanos que, ávidos por aprovechar las buenas temperaturas, no pierden la oportunidad de comer y cenar fuera cada vez que se les presenta la oportunidad. Pero sin embargo, también se plantea el debate de querer lucir una buena figura sin tener renunciar a poder comer la cantidad de alimentos que a uno se le antoje.

El Método Montignac fue creado para personas que no llevan bien la restricción de las cantidades de alimentos. Está basado en un concepto muy sencillo: comer de todo, siempre y cuando lo combinemos adecuadamente. La premisa es sencilla: no mezclar hidratos de carbono y féculas (pan patatas, pasta, arroz, maíz, cereales, harinas y legumbres) con proteínas (carnes, pescados, mariscos, huevos, leche, yogures y quesos) ni grasas en una misma comida.

Aunque hay ciertos alimentos que están prohibidos, la variedad es su mayor virtud. Permite perder entre 1 y 2 kilos por semana y se puede comer todo tipo de alimentos sin límite de cantidad, por lo que la sensación de saciedad que te aporta, la hará más llevadera. Si se combina con ejercicio, los resultados se acelerarán.  

El Método Montignac no es una dieta en le sentido tradicional de la palabra. Las dietas son modalidades de alimentación que implican una serie de limitaciones a nivel cuantitativo que son imposibles de mantener por un largo periodo. Montignac, por el contrario, es una forma de alimentación equilibrada y sin apenas restricciones.

Su secreto consigue en lo siguiente. La absorción intestinal de los nutrientes energéticos una vez ingeridos no es total, como podríamos creer. Esta absorción puede ser sustancialmente diferente en función de la composición del alimento y de su medio alimenticio. Por eso, es importante tener en cuenta estos factores en cuanto a la perspectiva del adelgazamiento o de una disminución de los factores de riesgo cardiovascular.

El concepto del método Montignac

El método Montignac consiste en cambiar las costumbres alimenticias según nuestros objetivo. Además, se divide en dos fases:

Fase I: el adelgazamiento

La duración de esta fase depende le la importancia del peso que perder. Además de la buena elección de las grasas y las proteínas, no se deben consumir glúcidos con un Índice Glicémico superior a 50. El objetivo es generar después de cada comida la respuesta insulínica la más baja posible. Esto suprime la posibilidad de almacenamiento del cuerpo (lipogénesis) y activa el proceso de combustión de las grasas de reserva (lipólisis) quemadas por el aumento del gasto energético (termogénesis).

Fase II: la estabilización y la prevención

La elección de los glúcidos también se hace en función de los Índices Glicémicos pero es más amplia que en la fase I. Esta elección también puede ser ajustada con los conceptos de Carga Glicémica y el resultado glicémico de la comida. Esto permite el consumo bajo ciertas condiciones, de todos los glúcidos, incluidos los de IG alto.