RADIACIÓN VISIBLE, ULTRAVIOLETA O INFRARROJOS

Algunas propiedades de la luz que tal vez no conocías

En este artículo será la fototerapia quien capte nuestra atención. Se usa generalmente para tratar enfermedades cutáneas (de la piel) como la psoriasis y el vitíligo. No obstante, su eficacia también se ha probado al enfrentarse a trastornos en el estado de ánimo (depresión)

Algunas propiedades de la luz que tal vez no conocías.
Algunas propiedades de la luz que tal vez no conocías.
Algunas propiedades de la luz que tal vez no conocías

Podemos definirla como una técnica de tratamiento que utiliza radiaciones electromagnéticas de índole natural o artificial para la lucha contra diversas enfermedades. La luz que se aplica puede ser de distintos tipos: radiación visible, ultravioleta o infrarrojos. 

Se usa generalmente para tratar enfermedades cutáneas (de la piel) como la psoriasis y el vitíligo. No obstante, su eficacia también se ha probado al enfrentarse a trastornos en el estado de ánimo (depresión). 

Esta técnica puede aplicarse tanto mediante equipos para su uso doméstico, como en instalaciones acondicionadas específicamente. 

Frecuentemente, cuando se hace mención a la fototerapia, suele incurrirse para nombrarla en otros sinónimos como actinoterapia o luminoterapia. Con un solo clic puede obtener si lo desea más información sobre la fototerapia

Incluso, tiene aplicaciones realmente sorprendentes. A veces se utiliza en unidades de neumología de los hospitales para recudir los niveles de bilirrubina que presenta el recién nacido. Para ello, resulta imprescindible que la enfermera encargada del bebé esté al tanto de los cuidados que necesita, así como de no perder de vista las posibles contraindicaciones que pudieran surgir por su aplicación. 

Se efectúa colocando una luz a una distancia prudencial (de unos 30 o 40 cm) de la superficie desnuda del cuerpo del crío. Antes, se le deberá colocar unas gafas radiopacas, además de eliminar de su entorno corporal cualquier loción o crema que se le hubiese aplicado antes. 

  • ¿De qué forma funciona?: la fototerapia con luz ultravioleta desacelera el crecimiento irregular de las células de la piel. Usa diferentes longitudes de onda del espectro UV en función del mal que se esté tratando. Está demostrado que aquellas longitudes de onda más fiables (UVB de banda estrecha), son especialmente aconsejables para enfrentarse a la psoriasis, así como en el proceso de repigmentación en enfermos con vitíligo.
  • ¿Cómo es?: esto va a depender principalmente de la afección que se trate. Para pacientes que presentan psoriasis, suele recurrirse a unas tres sesiones a la semana. Estas, comienzan con unos escasos segundos y van aumentando progresivamente hasta llegar a varios minutos con el paso del tiempo. Cuando la piel ya está sana, será el médico quien tenga que determinar si se necesitan sesiones de mantenimiento o si únicamente habrá que acudir a las revisiones médicas previstas después de remitir la afección.
  • ¿Cuándo es una opción razonable para el hogar?: primero, casi sobra decirlo, tendrá que consultarse con el médico en cuestión. Si la enfermedad afecta al 10 % o más del organismo, la fototerapia con luz UV es el tratamiento más veloz, eficiente y seguro posible. En Estados Unidos, la totalidad de pedidos de dispositivos relacionados con la fototerapia en el hogar requieren de una receta previa del especialista.
  • ¿Es muy cara la fototerapia en casa?: por lo general, podríamos afirmar que no. Muchas empresas de seguros reconocen la valía de esta técnica para el tratamiento doméstico de casos extremos de psoriasis.

Frecuentemente, cuesta menos que un tratamiento en la consulta del doctor. 

En comparación con el tratamiento que emplea agentes biológicos, también es menos costosa. Son éstas algunas de las singularidades más conocidas por los expertos en base a esta técnica tan a la orden del día.