CADA VEZ MÁS SOLA

'The Mud Day' y La Vuelta a España, los últimos líos de Unipublic

La empresa, que pertenece al grupo Amaury Sport Organisation (ASO), ha perdido casi todos sus eventos fruto de su mala gestión. Unipublic ha cedido poder y está en el punto de mira

Parque vuelta.
Parque vuelta.
'The Mud Day' y La Vuelta a España, los últimos líos de Unipublic

Hace una semana Estrella Digital desveló las condiciones a las que están sometidos los montadores de la Vuelta a España. Trabajadores que se encargan diariamente de levantar y cerrar las carpas que se engloban en Parque Vuelta, la zona de ocio que gestiona la empresa Unipublic. Esta misma empresa se encarga de firmar los contratos con los trabajadores, que en su mayoría son recién graduados que carecen de experiencia. Pese a que en los contratos figuran 37,5 horas semanales, la realidad es que son más de 80 las horas que tienen que estar en su puesto. En total, un montante de 228 horas que les dejan un salario medio de 7,18 euros la hora.

Pésima gestión

Esta es la realidad de una empresa que ha experimentado una fuerte decadencia en los últimos años. Como recoge en su página web, desde su fundación en 1975 fue referencia en numerosas disciplinas deportivas. Su principal foco siempre ha sido el ciclismo, con presencia en los Campeonatos del Mundo de Tolosa y Amorebieta. Recientemente contaba con carreras de prestigio a nivel mundial, como la Criterium o la Vuelta a Burgos. En la actualidad, en cambio, solo tiene presencia en una marcha cicloturista que se celebra en los Lagos de Covadonga, y en la Vuelta a España.

El suceso que más ejemplifica el fracaso de esta empresa es ‘The Mud Day’. Se trata de una carrera que consta de trece kilómetros de recorrido y que cuenta con veintidós obstáculos. Los participantes deben reptar, saltar muro y realizar todo tipo de pruebas en un barrizal. Si bien La Vuelta a España debería nutrir de contactos a Unipublic para difundir cualquier de sus eventos, lo cierto es que de las cinco carreras que fueron programadas y ofertadas en Madrid, Sevilla (2), Valencia y Toledo dos no llegaron a celebrarse por falta de inscripciones. Mientras, carreras similares como la Spartan Race reúnen a más de una decena de miles de personas.

“Al Mud Staff suele gustarle anunciarte sorpresas y buenas noticias, desafortunadamente hoy tenemos que anunciarte una mala noticia: vamos a tener que anular The Mud Day Valencia”, se puede leer aún en la página oficial del evento. Sin más explicaciones que argumentaran el por qué, se limitaron a devolver el dinero a los participantes en un plazo de siete días, como sucedió también en Sevilla. Para este proyecto, solo en el material utilizado para realizar las enormes estructuras de los obstáculos y su mano de obra, dilapidaron una cuantía cercana a los 30.000 euros, estructuras actualmente arrinconadas y en en desuso. Una pésima gestión que no se corresponde con la experiencia que debería haber atesorado una empresa de tal magnitud.

El contrapunto

Resulta cuanto menos llamativo el fracaso de Unipublic, si tenemos en cuanto que pertenece a Amaury Sport Organisation (ASO). Esta empresa, que a su vez es propiedad del grupo Amaury, dueño de los periódicos L’Equipe y Le Parisien, compró al Grupo Antena 3 el 49% de las acciones de Unipublic en 2008. Seis años después hizo lo propio para adquirir el 51% restante. ASO sí ha conseguido persistir en sus éxitos y goza en la actualidad de un gran prestigio. Organiza las carreras de ciclismo más prestigiosas del mundo, como el Tour de Francia, la París Roubaix o la París Niza. Destaca también en el Golf, en Vela, y en motor, donde tiene presencia en el Rally Dakar.

Un ejemplo de cómo organizar eventos de magnitud que no ha sabido trasladar a Unipublic. La empresa que gestiona Parque Vuelta, la zona de ocio de la Vuelta a España, está en el punto de mira tras destaparse las duras condiciones que afrontan los montadores en los veintiún días de competición. Su pasado no acompaña y, de momento, el evento español es el único notable que resta en su agenda. Unipublic, cada vez más sola.