TENIS

Un Mutua Madrid Open para ricos y pobres

Lejos de un ambiente de tradición, la capital española acoge cada curso el evento del magnate Ion Tiriac. Un escenario idílico que combina la pasión por el tenis con la rentabilidad económica

Mutua Madrid Open.
Mutua Madrid Open.
Un Mutua Madrid Open para ricos y pobres

A un abismo de la tradición que impera en el Real Club Tenis de Barcelona, escenario del Conde de Godó, emerge el Mutua Madrid Open, el proyecto del rumano Ion Tiriac, que culminó su obra con la Caja Mágica. Un ambiente distinto, en plena capital de España, donde en ocasiones prima el desconocimiento entre los aficionados. Un evento consagrado que busca, más allá de implementar el deporte de la raqueta en la sociedad, rentabilizar económicamente el coste que supone la elaboración de todo un Masters 1000 y WTA Premier Mandatory.

El rostro más humilde

Diez días dan para mucho en el Mutua Madrid Open. La previa, nutrida por tenistas más allá del Top 60 y enriquecida con el talento de jóvenes españoles invitados por la organización, es curiosamente la que más atracción suscita entre los aficionados. No por los duelos, desconocidos para un público que en algunos casos concretos le cuesta reconocer incluso a Andy Murray, sino por el escaso desembolso que conlleva. Entradas desde cinco euros que propician que el mejor plan para un fin de semana sea conocer unas instalaciones de ensueño y disfrutar de un entrenamiento de Nadal.

mutua 1

Ver cómo se ejercita el balear es para la gran mayoría más interesante que cualquier otro partido en la pista central. La muchedumbre, durante toda la semana, se agolpa en las pistas exteriores, mientras tiene lugar un envite femenino en la Manolo Santana. La experiencia, no obstante, resulta satisfactoria y asequible durante gran parte del torneo. Por un precio desde treinta euros miles de aficionados presenciaron el estreno de Nadal y Djokovic. Una entrada que tiene vigor desde las 11:00 horas, hasta el turno de noche, a las 20:00 horas.

Palcos, zonas Vip, despilfarro…

La anterior es solo una de las dos caras del Mutua Madrid Open. La humilde, fiel reflejo de una pista central que divide de mitad para arriba butacas convencionales, y de mitad para abajo palcos que disparan los precios hasta los mínimo 35.000 euros (sin incluir el IVA). Esa es el otro rostro, habitualmente sin abundante asistencia, excepto cuando entra en escena Nadal, ganador de catorce Grand Slam e ídolo de masas como confirman las audiencias televisivas. Ahí se dejan ver caras de sobra conocidas, entre las que abundan futbolistas o actores, que en ocasiones son invitados para aportar caché y glamour al evento.

mutua 2

Los precios visibles en la tabla reflejan el abismo económico que impera dentro del mismo estadio. Desorbitadas cifras sí, pero que atienden a un servicio exclusivo. Una terraza con abundantes restaurantes entre los que puede escoger el cliente, siempre con todo incluido en el coste de la entrada. Comida y bebida ilimitada, con una atención inmaculada. Hasta con DJ cuenta una zona que no se caracteriza precisamente por un ambiente tenístico.

Precio palcos

Un futuro incierto

Por el momento, la rentabilidad del evento es óptima, pero la escasa atención al tenis el España al margen de Rafael Nadal y la falta de un relevo que pugne por cotas altas, deja en entredicho si la afluencia de espectadores será la misma de aquí a un futuro a medio plazo. Ion Tiriac ha confirmado en reiteradas ocasiones que tiene un puñado de pretendientes para llevarse el Masters 1000 a otros terrenos. El entendimiento del rumano con la alcaldesa de Madrid Manuela Carmena, no obstante, es satisfactorio según comentó el magnate a El Español.

Él, está convencido de que para el Ayuntamiento de Madrid es perfecto que alberguen un evento de semejantes características. “El torneo da, indirectamente, más de 200 millones de euros en publicidad. Directamente, en impuestos y gastos que se hacen durante las dos semanas del torneo, más de 40 millones”, comentó a este diario. Un estudio realizado por la Universidad Europea concretó que el impacto económico fue de 99 millones, de los cuales 75 provienen al gasto directo en el torneo, un desembolso propiciado por la prohibición de acceder con comida al recinto. De momento, los primeros sondeos realizados en el ecuador del torneo han certificado un considerable aumento en la venta de entradas. Un respiro para el tenis en Madird.