EXPOSICIONES

La Transición en imágenes de Antonio Suárez

Una exposición nos traslada a los convulsos años de la transición a la democracia. En la Fundación Diario Madrid hasta el 26 de enero

La Transición en imágenes de Antonio Suárez

El espíritu de la transición planea de nuevo sobre la política española. La ausencia de una mayoría absoluta en el Congreso de los Diputados, la necesidad de dialogo, de establecer consensos y alcanzar acuerdos son en los tiempos que corren una exigencia, como lo fue en aquellos años inciertos cuando dimos el paso de un régimen totalitario a una monarquía parlamentaria que, con sus luces y sombras, trajo consigo la libertad y el progreso que hoy disfrutamos.

Por ello, la exposición “Suárez por Suárez. Adolfo Suárez, figura y fondo (1977-1982)” del fotoperiodista Antonio Suárez de Arcos (cofundador de la agencia COVER, miembro de la plantilla de Diario 16 y colaborador de numerosos medios), llega en un momento clave para invitarnos a hacer memoria de lo que fuimos y repensar hacia donde nos dirigimos como sociedad. Las imágenes de Antonio Suárez nos trasladan a la década de los setenta, a una España ya sin Franco que iniciaba el camino hacia la democracia y la modernidad. Un periodo de nuestra historia que tuvo un protagonista indiscutible, el presidente Adolfo Suárez, que ahora también lo es de esta exposición.

Las espléndidas instantáneas de Antonio Suárez que pueden verse hasta el 26 de enero en la Fundación Diario Madrid (C/ Larra,14), rotativo que en su día fue perseguido y suprimido por la intransigencia franquista, nos devuelven a lugares y momentos significativos de aquel tiempo político. Un tiempo en que la tensión entre las fuerzas involucionistas y democráticas no daba respiro, en que las escaramuzas entre sectores de ultraderecha y progresistas alcanzaron en ocasiones tintes dramáticos, cuando los atentados de ETA estaban a la orden del día y el ruido de sables terminó por desembocar en un golpe de Estado.

En la exposición contemplaremos una de las primeras manifestaciones del Orgullo Gay en Vallecas

De esta forma, a través de esta exposición promovida por la Universidad de Salamanca, es posible regresar a las primeras elecciones democráticas en 1977 y observar una escena del recuento de votos en un colegio electoral de Lavapiés, a una Plaza de Toros de las Ventas abarrotada en la celebración del 60º aniversario del PCE, a una Plaza de Oriente a rebosar de manifestantes conmemorando al general Franco el 20-N de 1978 o adentrarnos en los pasillos del metro de Madrid con las paredes literalmente empapeladas de carteles electorales. Años en que nos visitaba el expresidente de EEUU Richard Nixon y las crónicas se redactaban tecleando en maquinas de escribir.

La muestra nos abre una ventana a nuestro pasado más reciente, por donde podemos apreciar lo que supuso conquistar determinados derechos. Así como el coraje de quienes abrieron camino para incorporar a nuestras vidas libertades negadas durante cuarenta años, que por entonces aún seguían siendo casi una entelequia y hoy consideramos algo normal. En la exposición contemplaremos una de las primeras manifestaciones del Orgullo Gay marchando por Vallecas. Otras fotos son igualmente elocuentes. La que refleja una pintada donde se denunciaba el procesamiento de varias mujeres por abortar y se exigía la regulación legal del aborto y la planificación familiar, otra donde aparecen miembros del sindicato UGT celebrando el 1º de mayo, la que capta a dos soldados uniformados que cumplían la desaparecida “mili” entrando en un cine para ver la película francesa erótica Emmanuelle o la del “Guernica” de Picasso custodiado por un guardia civil y expuesto tras un cristal antibalas.

Los personajes anónimos recogidos en las 170 fotografías que componen esta exposición llevan pantalones con campana, el pelo largo y barbas pobladas pero aún muy lejos de estar perfiladas a lo hipster o grandes gafas cuadradas de pasta. También hacen acto de presencia “los grises”, aquella policía a medio camino entre el régimen anterior y el que estaba por consolidarse, que no se andaban con miramientos a la hora de disolver manifestaciones. Pero si algo se desprende de estas imágenes es el compromiso político y social que latía en aquella época, cuando las calles de nuestras ciudades y pueblos se alfombraban con propaganda política de distinto signo repartida en octavillas, no en flyers, y en los mítines no cabía un alfiler. 

La Transición fue una época en que, como reza el epitafio de Suárez, “la concordia fue posible”

Entre las personalidades de aquella etapa presentes en la exposición destaca la figura del extinto Adolfo Suárez. Su ascenso a la presidencia del Gobierno con UCD, las situaciones más apasionantes y difíciles de ese periodo, hasta su retirada de la política como dirigente del CDS se encuentran en esta muestra, que dedica un extenso apartado al que fuera artífice de la transición. Otros coprotagonistas de aquel momento son parte significativa de la muestra. Manuel Fraga, Santiago Carrillo, Felipe González, Blas Piñar, Martín Villa, Dolores Ibárruri (la Pasionaria), Francisco Sauquillo, Raúl Morodo, Josep Tarradellas, Marcelino Camacho,… la lista sería larga. Lo mismo sucede con figuras de la cultura, como Pilar Miró, Alfredo Landa, Juan Benet, etc., que hallaremos en instantes captados por el objetivo de Antonio Suárez.

Para los que alcanzamos nuestra mayoría de edad política durante la transición esta exposición de Antonio Suárez es una oportunidad de recordar lo que aquel avance decisivo contribuyó a transformar España. Para quienes no vivieron aquella época, a buen seguro les será de utilidad para conocer actores, escenas y escenarios de aquel tiempo nuevo y esperanzador. Una época en que, como reza el epitafio del presidente Suárez, “la concordia fue posible”. En este sentido, cuando la coyuntura política actual reclama hacer esfuerzos por conciliar posturas e ideas, no está de más que volvamos a fijar nuestra mirada en las imágenes que dejó tras de sí ese gran y, sin duda, positivo esfuerzo por entendernos que fue la Transición.