CARRERAS UNIVERSITARIAS

Por qué estudiar siempre es la mejor opción

El desempleo juvenil ha incidido también en la devaluación de las carreras universitarias, por pensar que estas no tienen salidas profesionales

Por qué estudiar siempre es la mejor opción.
Por qué estudiar siempre es la mejor opción.

La crisis en lugares como España afectó especialmente al empleo, llegándose a cifras que rondaban el 25% de paro. El desempleo se cebó especialmente con ciertos sectores poblacionales, como los jóvenes, y eran muchos los que se lamentaban de haber invertido dinero en educación para la formación de jóvenes que, al finalizar y ante la falta de expectativas, se marchaban al extranjero. No solo eso, sino que alcanzaba la relevancia la pregunta “¿cómo puede avanzar la sociedad ante tal fuga de cerebros?”.

El alto desempleo juvenil propició que algunos estimaran que había demasiados universitarios en España, según expertos, desacertadamente. El problema no puede ser nunca el supuesto exceso de cualificación, más mirando a países industrial y tecnológicamente avanzados que cuentan con un 40% o más de titulados universitarios, como es el caso de Estados Unidos y del Reino Unido.

El desempleo juvenil ha incidido también en la devaluación de las carreras universitarias, por pensar que estas no tienen salidas profesionales. Gana, en este caso, una formación profesional que se vende como más práctica, más hecha a la medida de esas empresas que deben contratarte en el futuro.

Por qué estudiar

Estudiando se aprende sobre cuestiones generales y específicas, se conocen profesores y compañeros con sus particulares puntos de vista y estilos de vida. Eso ayuda a una persona a desarrollarse personal y culturalmente, a enriquecerse. Y eso, al margen de salidas profesionales, siempre le será útil.

Pero, además, estudiar siempre ayuda a incrementar las posibilidades laborales. Cierto es que se requiere experiencia para alcanzar los mejores puestos, pero por lo general una persona que haya estudiado tiene su horizonte de posibilidades más amplio que quien no, aunque ambas deban comenzar con puestos, salarios y condiciones similares.

Más allá de responder a la pregunta por qué estudiar, es necesario insistir en por qué estudiar algo que guste. Estudiar una materia que no llene, solo pensando en que el día de mañana hay más posibilidades de tener un puesto de trabajo, es contraproducente. Es necesario pensar en lo que supondría dedicarse a algo que no se hace por vocación, un día tras otro, año tras otro. No solo aparecerá la frustración, sino que realizar un trabajo se convertirá en algo mecánico, aburrido.

En cambio, dedicarse a algo que realmente apasione mantendrá a la persona siempre motivada, le animará a seguir experimentando, ir más allá de lo que ya sabe. Y las personas que están motivadas son las que triunfan en las empresas.

El auge de la educación a distancia

La educación a distancia está viviendo una edad dorada gracias a Internet y a cómo éste revolucionó las comunicaciones. Incluso las universidades de educación presencial poseen un aula virtual donde los alumnos acceden a material virtual específico, a correo interno, a foros…

El que las herramientas se hayan mejorado hace a los alumnos confiar, sin dejar atrás que el abanico de posibilidades se ha abierto considerablemente. Estando en España o en cualquier otro país se puede así estudiar en la UNAM en línea, por ser ésta una de las mejores universitarias de México. La UNAM en línea posee todas las prestaciones de un aula virtual, en un entorno privado y personal en el que el alumno se marca sus propios tiempos. Esa es, precisamente, una de las grandes ventajas de estudiar en línea.

Se hace necesario, eso sí, contar con el dispositivo adecuado y con una buena conexión a Internet que no crispe los nervios del alumno y usuario. El PC debe estar correctamente equipado en cuando a es la herramienta más importante con la que cuenta alguien que está estudiando en línea, por lo que comprar antivirus de calidad se hace fundamental. Teniendo en cuenta los muchos que hay en el mercado, merece la pena entrar en comparativas, como la que se puede encontrar siguiendo el enlace anterior. El buen antivirus, recordemos, mantendrá a raya a los programas o códigos maliciosos que tienen por objetivo dañar el sistema, es decir, los malware.

Oposiciones, otra opción recurrente

La crisis dejó pocas opciones a los jóvenes, como hemos señalado. Unos aguantan en trabajos precarios, con horas de trabajo que no se corresponden ni al salario ni al puesto. Otros se marcharon al extranjero sabiendo que empezarían de camareros, pero sintiendo que habría más posibilidades de prosperar en un futuro y donde, además, se podría aprender un nuevo idioma. Otros tantos emprendieron, opción muy loable, y muchos también se decantaron por estudiar oposiciones.

Opositar es estudiar incansablemente para optar a un puesto de trabajo en el sector público al que aspiran miles de personas, y de cuya convocatoria en muchos casos nada de sabe. Hay que tener voluntad de hierro para eso, por eso opositar tampoco es la panacea. No hay que dejarse vislumbrar por las condiciones (buen salario, puesto fijo, vacaciones, horario de oficina en muchos casos…), y sí por la vocación.

Academia Guardia Civil”, “temario Guardia Civil Avefor” o “requisitos Guardia Civil” son algunas opciones muy tecleadas. Quienes opten por tal opción, eso sí, deberían hacerlo por querer velar por la seguridad ciudadana, para así ganarse la confianza de su entorno.