ENTRETENIMEINTO

Las claves de las pulseras luminosas y sus diferentes usos

Este producto ha ido evolucionando, en formas, en colores y en usos, y, cada vez más, se utiliza para poder decorar y animar cualquier tipo de evento o fiesta de distintas maneras

Las claves de las pulseras luminosas y sus diferentes usos.
Las claves de las pulseras luminosas y sus diferentes usos.

Las populares pulseras luminosas que estamos acostumbrados a ver en diferentes eventos, tienen una historia muy interesante. En el año 1965, ya hubo algunas patentes para un dispositivo de plástico pequeños que usa una reacción química para producir luz, pero no fue hasta el año 1976, cuando Vincent J. Esposito, Steven M. Little y John H. Lyons, fueron los catalogados como inventores de la patente concedida para lo que llamaron el “Dispositivo de quimioluminiscencia de señal”.

Estas barritas luminosas, son muy utilizadas en fiestas de cumpleaños, Halloween, y es muy común encontrarlas en muchos de los grandes eventos al aire libre. Sin embargo, comenzaron siendo usadas por las principales fuerzas armadas y equipos de salvamento por todo el mundo, puesto que, debido a su luminosidad y sus dimensiones, se sitúan como un complemento indispensable para ellos al servir de gran ayuda a la hora de señalizar un lugar, camino o alguna zona en concreto.

Ahora, este producto ha ido evolucionando, en formas, en colores y en usos, y, cada vez más, se utiliza para poder decorar y animar cualquier tipo de evento o fiesta de distintas maneras.

pulseras fluorescentes

¿Cómo funcionan las pulseras luminosas?

Este tipo de producto, funciona por la reacción química conocida como quimioluminiscencia, que se logra gracias a la unión de dos o más sustancias. Aquí, el interior de las pulseras tiene peróxido de hidrógeno, que es el activador, un éter de fenil oxalato y un tinte fluorescente que es el que le da el color que se quiere. El activador, está en un recipiente de cristal frágil dentro de la barrita luminosa, de forma que lo hay que romper para que entre en contacto con el otro producto, que está alrededor del cilindro de cristal del activador.

De esta forma, para poder activar las pulseras luminosas correctamente, tan solo hay que doblarlas ligeramente hasta notar un pequeño sonido, que es el que indica que el cilindro de cristal del interior se ha roto. Una vez que se hace esto, ya podremos ver cómo la pulsera brilla, y se recomienda agitarla de forma enérgica para que toda la solución se mezcle a la perfección y pueda conseguir un gran efecto fluorescente.

Cuando ya se han activado, las pulseras brillarán durante al menos unas 8 horas, aunque, con el paso del tiempo, se van a pagando poco a poco, pero pueden llegar a estar encendidas hasta dos días. Lo que hay que tener en cuenta, es que se trata de un producto que tiene un único uso, y una vez que se apague, ya no puede volver a activarse.

pulseras fluorescentes

Cómo se pueden utilizar

Estas pulseras luminosas o barritas tienen muchos usos y ofrecen diferentes ventajas. Se trata de un producto muy flexible que se puede usar en una gran variedad de espacios y en distintas maneras, de modo que permiten un sinfín de posibilidades. Una de sus principales ventajas, como comentábamos anteriormente, es que son duraderas y aguantan el tiempo suficiente para poder tener una buena experiencia con ellas, aunque esto depende, en gran medida, de la calidad del producto, algo a lo que hay que prestar atención si tienes pensado comprar estas pulseras para organizar algún evento.

Además, es posible crear un ambiente original y diferente, lleno de color gracias a estas pulseras, si las utilizamos como una forma de decoración. Así, puedes optar por colgarlas del techo, como si fueran una cortina, por ejemplo, para ambientar el lugar de manera creativa, y puedes mezclarlas con otros complementos, como con lámparas o con luces de colores para crear diferentes efectos. Otra opción es enganchar unas a otras y crear una especie de guirnaldas para colgar en las paredes y tener una decoración de lo más luminosa y colorida.

También se pueden utilizar para hacer fotografías divertidas llenas de luces de colores, para iluminar una zona en concreto del espacio de la fiesta, como revolvedores para las copas, o puedes usar el líquido del interior para decorar las camisetas o la ropa y que brille en la oscuridad, por ejemplo, entre otras muchas cosas. Y el uso más tradicional, es utilizarlas como pulseras, algo que a los invitados les encanta recopilar pulseras de diferentes colores para colocar en sus muñecas o brazos, por ejemplo.

Para este tipo de cosas, es necesario pensar en la cantidad de pulseras que necesitas. Hay que pensar, que, para crear efectos luminosos considerables, es necesario contar con muchas pulseras de este tipo. Lo mejor es tener muy claro todo lo que se quiere hacer con ellas para saber una cantidad aproximada.

Mucha gente piensa que se trata de un producto que no es seguro. Sin embargo, estas pulseras que brillan en la oscuridad, cumplen con todas las normas de seguridad concretas de cada país, puesto que están hechas de un plástico duro que es muy complicado de romper, a no ser que lo cortes o lo maltrates para deformar la pulsera. Además, los componentes de su interior no son tóxicos ni inflamables, aunque sí que hay que tomar precauciones en el caso de que entren en contacto con la piel o con los ojos, puesto que pueden provocar irritación y malestar temporal. En el caso de los pequeños conectores de plástico duro que vienen en los tubos para poder formar las pulseras, no son recomendables para niños menores de 3 años, puesto que pueden tragarlos.

Se trata de unas pulseras fluorescentes que se utilizan mucho para todo tipo de eventos en diferentes maneras, y que pueden ser muy económicas. De esta forma, puedes tener una fiesta o evento aportando un toque de originalidad buscando alguna forma de utilizar las pulseras de forma divertida y original.