SEA WORLD

La última orca nacida en cautiverio

Nace en el parque temático estadounidense, Sea World, la ultima de las orcas en cautividad después de que la empresa firmase el fin de su programa de cría de estos mamíferos acuáticos. El parto transcurrió sin incidentes y ambos animales están sanos

Nace en el parque temático estadounidense, Sea World, la ultima de las orcas en cautividad.
Nace en el parque temático estadounidense, Sea World, la ultima de las orcas en cautividad.
La última orca nacida en cautiverio

La ballena Takara estaba embaraza antes de ser trasladada al conocido zoológico estadounidense. Se trata de una orca de 25 años y nacida en cautividad en San Diego (California). Su cría, una pequeña orca que fue dada a luz este miércoles después de 18 meses de gestación, aún no tiene nombre debido a que todavía no se conoce si es macho o hembra. El nacimiento es la cuarta cría de la orca Takara, lo que la convierte en una madre experimentada.

Ha sido la ultima orca nacida en cautividad en los parques temáticos Sea World, después de que la compañía decidiese no criar más a estos animales ni realizar espectáculos con ellos en marzo de 2016, tras la importante pérdida de visitantes. El parque poseía hasta entonces a la mayoría de estos mamíferos para espectáculos en Estados Unidos y en Europa. Hecho que supone un enorme logro para los defensores de los animales.

La cría, ha nacido tras una hora y media de parto, con la cola primero y de forma natural en el parque de San Antonio (Texas). El nacimiento, supone un sentimiento agridulce para los trabajadores del parque, porque a pesar de ser un acontecimiento muy especial para ellos, será el último que verán en las instalaciones del establecimiento.

Sin embargo, cada vez son más las personas que piensan que las orcas no deberían criarse en cautividad, ya que se han generado muchas dudas acerca de la calidad y de las condiciones de vida que tienen estos cetáceos en zoológicos o similares. Parte de ‘culpa’ la tiene el estreno del documental Blackfish estrenado en 2016, que ejerció un movimiento para la liberación de estos mamíferos tras contar la historia de la orca Tilikum, que sufrió una vida muy dura en cautividad.

Entre otras cosas, el documental también recuerda que nunca se han registrado ataques de orcas en libertad sin embargo, sí en orcas cautivas. Hecho que lleva a pensar que ocurre debido a su estilo totalmente impuesto de vida, el cual las obliga a vivir en espacios reducidos, realizar espectáculos forzosos a diario y a vivir en soledad o con otros ejemplares que no pertenecen a su grupo familiar.

Una vida dura a la que se enfrentan, no sólo las orcas, sino numerosos animales cautivos en zoológicos o parques temáticos del estilo, como son los grandes felinos o simios entre muchos otros. Un tipo cruel de sufrimiento al que se ven expuestos sin elección alguna.

Las orcas son animales muy inteligentes acostumbrados a nadar diariamente decenas de kilómetros en mar abierto, las cuales se ven obligadas a cambiar esas dimensiones por las estrecheces de un acuario que no se parece ni lo más mínimo a su hábitat natural. Un cautiverio estresante que se suma a las presiones que ejercen los parques acuáticos para lograr los llamativos espectáculos que la gente que acude a estos lugares decide visitar. Un negocio en general, muy lucrativo que se hace eco de la ignorancia de la sociedad y del sufrimiento inevitable de estos mamíferos.

En la actualidad, Sea World, cuenta con 24 orcas en los parques de San Antonio, Orlando (Florida) y San Diego (California) y otras seis en Tenerife (España), que permanecerán en cautiverio con fines educativos y de investigación durante décadas.