CULPABLES DE PERMITIR SU MUERTE

Una pareja finge la muerte de su bebé y causa el pánico en un autobús

Las imágenes de los hechos, acaecidos el pasado mes de septiembre, han salido a la luz este jueves tras el progreso en el proceso judicial

Imagen de los hechos, difundida por la policía.
Imagen de los hechos, difundida por la policía.
Una pareja finge la muerte de su bebé y causa el pánico en un autobús

Con el pulgar hacia arriba, así se despidió Jeffrey Wiltshire de su pareja y su hija, que se subían a un autobús para emprender un viaje. Hasta ahí, nada reseñable. Sin embargo, instantes después, Rosalyn Baker, de 25 años, fingió que el bebé que lleva atado a su pecho acababa de fallecer. Los pasajeros, asustados, trataron de reanimar al pequeño sin fortuna. Difícil haberlo conseguido, pues la criatura de dieciséis de edad llevaba horas muerto, tal y como narra el diario The Mirror.

Los hechos, acaecidos en Londres el pasado mes de septiembre, han salido a la luz este jueves después de que así lo haya querido la policía inglesa tras el progreso del juicio al que fueron sometidos los padres del bebé. Imani, como se llamaba el pequeño, llevaba horas muerto, tal y como confirmó la autopsia a la que fue sometida en el Hospital General de Newham, que reveló que éste sufría una fractura de cráneo, 40 fracturas de costillas, y diversas lesiones cerebrales.

Después de la detención de ambos, Baker se defendió de las acusaciones alegando que su pareja, que ha tenido 25 hijos con 18 mujeres distintas, le había causado numerosas heridas a su hijo antes de obligarla a subir al autobús, hechos que se se habían producido en días anteriores. Él, por su parte, afirmó no tener ni idea de cómo había muerto Imani y aludió a que jamás antes había tenido un problema de esta índole. El jurado, compuesto por ocho mujeres y tres hombres, tomó la decisión, tras deliberarlo durante más de catorce horas, de declarar a los padres culpables de permitir la muerte de su hijo, y no de asesinato como en un principio podía preverse.