SIEMPRE EN PRIMERA LÍNEA DE FUEGO

Siria fabrica un héroe: el general Issam Zahreddine

El Mayor General del Ejército Árabe Sirio se ha convertido en el militar por excelencia en Siria y en el que los sirios partidarios de El-Assad han depositado toda su confianza. Su imagen se mitifica en los medios de comunicación del Régimen y en las redes

Siria fabrica un héroe: el general Issam Zahreddine

Las guerras las ganan los héroes. Al menos las guerras que se libran en los medios y redes sociales. El régimen sirio ha encontrado al suyo: el Mayor General de la Brigada 104 de su Ejército. La Guardia Presidencial, que comanda el fiero Issam Zahreddine, la encarnación viva –al menos así lo muestran los vídeos que circulan por la redes– del soldado duro y valiente, un líder. Su mera presencia, o el anuncio de su presencia, basta para subir la moral de la tropa y tranquilizar a la población ¿Por qué él? ¿Qué tiene de especial? ¿Cómo se ha convertido en nuestro héroe?

Issam Zahreddine ha formado parte del Ejército Árabe Sirio desde 1982. Cinco años más tarde, en 1987, entró como oficial en la Brigada 104 de la Guardia Republicana, liderada por el mismísimo Bashar al Assad antes de convertirse en presidente. Poco a poco empezó a sobresalir de entre los demás soldados y así se formó el ídolo de hoy en día.

En plena guerra civil siria, en el año 2014, el Estado Islámico (EI) proclamó el califato en algunas zonas de Siria que se encontraban bajo su mando. Actualmente, el grupo yihadista ha mantenido abiertos varios frentes en los que ha puesto todos sus esfuerzos para mantener sus posiciones. Sin embargo, estos esfuerzos han hecho mella en el grupo radical, lo que ha provocado que en el 2015, el territorio controlado por el EI se redujera a un 14%. Y una gran culpa de esta pérdida de territorios la tiene el general sirio Issam Zahreddine.

Junto al Coronel Suhail Hassam apodado “El Tigre”, Zahreddine es uno de los oficiales sirios más temidos por los yihadistas y uno de los personajes más admirados por el pueblo sirio. Ha desempeñado uno de los roles más importantes en la guerra civil de Siria al liderar las fuerzas del ejército en varios frentes. Sus acciones en Alepo, Deir al Zhir y Hasaka han sido decisivas para recuperar los territorios.

El primero en disparar

Uno de los motivos por los que este general tiene tanta fama dentro del pueblo sirio, es en parte la identificación del general con el Ejército. El propio Zahreddine se ha convertido con sus actuaciones militares en un mensaje de propaganda en sí mismo. En todos y cada uno de los vídeos en los que se muestran las hazañas del Ejército Sirio aparece la figura de Issam Zahreddine. El valiente general es siempre el primero en luchar, el primero en disparar y el primero en defender a su pueblo. Siempre en primera línea de fuego.

Además, es capaz de ganarse a la población con un simple gesto, una sonrisa o unas palabras. Acude a funerales de soldados caídos, se acerca a los niños e incluso es invitado a cenar en casas de vecinos a las que acude todo un pueblo. Lo que en España sería un personaje televisivo recién salido de las cocinas de Sálvame o Gran Hermano, en Siria el nivel aumenta y la figura a la que seguir sale del propio Ejército.

Al igual que él, todos y cada uno de los hombres que se encuentran a sus órdenes son conocidos por ser los más valientes del país. Tal es su influencia en los que le rodean, que una de las grandes virtudes que posee es la confianza de todo el pueblo sirio. De hecho, los más jóvenes del ejército le consideran su segundo padre. 

Por supuesto, esta imagen de líder, salvador y leyenda no se la ha ganado él solo. El Gobierno ha puesto a su servicio uno de los instrumentos que más mentes gana entre la población: la propaganda. Hombres como Suheil Hassan o el propio Issam Zahreddine se han convertido en iconos fundamentales de la propaganda siria. Levantar la moral de la población entre tanto desastre es fundamental y el hecho de que el pueblo tenga alguien en quien confiar a la hora de defenderlos es indispensable. Zahreddine se ha convertido así en el enlace entre el pueblo y el Gobierno.

Su presencia sube la moral

Los éxitos militares de Zahreddine, engrandecidos por la propaganda, han permitido que en muchas ocasiones se ganen batallas incluso antes de iniciarlas. “El solo anuncio de su llegada a un frente sube la moral de los leales sirios y desconcierta a sus enemigos", explica a Estrella Digital Pablo Sapag, profesor de la Universidad Complutense de Madrid y ex corresponsal de guerra.

Tal es su importancia, que en más de una ocasión han llegado a compararlo con Basha al Attrash, sultán que luchó contra el Imperio Otomano en 1911 y que encabezó la Gran Revuelta Siria contra la ocupación francesa de 1925.

Dentro del Ejército, se ha convertido en un elemento simbólico al que prácticamente hay que adorar como a un dios. Además de todas las gestas que ha llevado a cabo, el hecho de pertenecer a la minoría drusa ha hecho que gane más adeptos, pues el pueblo druso cuenta con una larga tradición militar y de combate.

Sin embargo, todo héroe tiene sus enemigos y no han sido pocas las ocasiones en las que este general ha sido objeto de diversas críticas por parte de los miembros de su propia comunidad drusa. Un ejemplo de esto, es el caso de Walin Jumblatt quien acusó al general de luchar en contra de su pueblo. Unos años más adelante, en 2013, fue denunciado por un grupo de líderes religiosos drusos y calificado como “una persona digna de muerte”, al hacer uso de una violencia “desconsiderada”.

Mandos seguros y confiados como los del general Issam Zahreddine levantan el ánimo de las tropas y del pueblo. Un general que se ha convertido más que en un militar de categoría, en una figura en torno a la cual se ha creado un culto entre los seguidores de Bashar al Asad.