JAMES MATTIS

Un general que se opuso a Obama será el secretario de Defensa de Trump

James Mattis, general de los Marines retirado en 2013, ocupará esta cartera en el nuevo Gobierno de EEUU. Fue jefe del Mando Central de EEUU antes de retirarse del servicio activo por diferencias con la política sobre Irán de la Administración estadounidense

Donald Trump, con el general retirado James Mattis.
Donald Trump, con el general retirado James Mattis.

El presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, ya ha elegido al secretario de Defensa que llevará a cabo todos los planes que tiene en mente para remodelar el Pentágono y cambiar las prioridades de la política estadounidense. Será el general de los Marines retirado James Mattis quien se encargará de llevar a cabo los nuevos planes de Trump. Tras varios días de rumores y especulaciones, Trump confirmó el nombramiento este jueves en Cincinatti, en el arranque de una ronda postelectoral que recorrerá varias ciudades.  

Mattis, conocido como ‘Mad Dog’ (perro rabioso), ocupó la jefatura del Mando Central de Estados Unidos en su último cargo en el Ejército, que abandonó en 2013 después de perder el favor de la Administración Obama por su desacuerdo con la estrategia con Irán.

Sin embargo, este militar de 66 años ha sido reconocido por su labor militar y su acción mediática. Su liderazgo de los Marines en la batalla de Faluya (Irak), en 2004, y unas declaraciones en las que decía que era “divertido” disparar a gente, hicieron que se le conociera de manera más amplia entre la opinión pública.

El elegido por Trump como nuevo secretario de Defensa necesitará una autorización del Congreso para ocupar el cargo más alto del Pentágono, ya que la ley establece un plazo de siete años desde que se deja de estar en activo y la ocupación de este puesto, una fórmula utilizada para reforzar el control civil de las Fuerzas Armadas. Varios medios estadounidenses apuntan a que Mattis es ampliamente respetado en Capitol Hill, por lo que apuntan a que no tendrá problemas en conseguir esa confirmación para ocupar el puesto.

Posición dentro del Ejército

Mattis era conocido dentro del Pentágono por su asertividad respecto al uso de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos, según recoge Military Times, que cita a fuentes militares cercanas. De hecho, el que será el nuevo secretario de Defensa presionó para dejar dos portaviones en el Golfo Pérsico como fórmula para contrarrestar a Irán.

Durante sus últimos años de servicio tuvo tensiones con el equipo de seguridad nacional de Obama. De hecho, según se acercaba el cierre del pacto nuclear con Irán, Mattis defendió su enfoque de confrontación con el régimen, que consideraba la mayor amenaza para la estabilidad en Oriente Medio. Precisamente, Trump trató este tema como un tema central de campaña, con reproches y acusaciones a Barack Obama y Hillary Clinton al respecto.

Retos en Defensa

El nuevo titular de Defensa de Estados Unidos tendrá que lidiar con los retos globales de seguridad y los planes autoimpuestos de su presidente durante la campaña, que conlleva una nueva relación con Rusia y China, el papel de EEUU en la OTAN y sus socios y la lucha contra el terrorismo del Estado Islámico. De hecho, Siria y los conflictos en la región son la ‘patata caliente’ que recibirá este militar experimentado en Oriente Medio.

Trump también tiene previsto hacer cambios en las Fuerzas Armadas, con el aumento de unos 60.000 soldados, la construcción de unos 80 barcos para la US Navy, la compra de aviones de combate y un nuevo sistema de defensa de misiles.