22 DE ABRIL

El Día Mundial de la Tierra, más que necesario

Cada 22 de abril se celebra el Día Mundial de la Tierra, una fecha que sirve para conmemorar la importancia de nuestro planeta y exigir mejores medidas que aseguren y fomenten en la sociedad, una armonía justa y cada vez más necesaria con la naturaleza

El Día Mundial de la Tierra, más que necesario.
El Día Mundial de la Tierra, más que necesario.
El Día Mundial de la Tierra, más que necesario

Marcado en el calendario, este día mundial surge de la necesidad de conseguir un ambiente saludable mezclado con un equilibrio justo entre las necesidades económicas, sociales y medioambientales de las generaciones presentes y futuras. Su nacimiento, se debe gracias al movimiento ambientalista moderno que en 1970 logró que 20 millones de norteamericanos tomarán las calles, los parques y numerosos lugares públicos con el fin de manifestarse acerca de los problemas que afectan al planeta. Gracias a ellos, se consiguió una gran conciencia política y que la ONU adoptase dicha celebración como oficial en el calendario.

A partir de entonces, cada año en 22 de abril, el mundo entero tiene la oportunidad de reflexionar y movilizarse por un sociedad más comprensiva con el medio ambiente y concienciar a todos los habitantes acerca de los problemas que asolan las diferentes formas de vida que en él se crean. Pues ante todo, como para bien o para mal, somos nosotros los que marcamos una incidencia decisiva en la Tierra y por la que debemos ser responsables con nuestros actos.

En la actualidad, la Tierra no ha parado de atravesar diversos males que inciden cada vez más en la importancia de señalar un día como este con suma importancia. Porque no, el cambio climático no es un cuento de chinos tal y como afirma Donald Trump. 

Sin ir demasiado lejos, en los últimos 30 años alrededor del 30% de las regiones naturales del planeta se han venido deteriorando de forma alarmante, un periodo en el cual la presión humana se ha incrementado sobre los recursos en un 50%. Al igual de la importante deforestación que estamos creando y en la que cada segundo media hectárea de bosques es destruida, la basura que generamos que se acumula en cada rincón del planeta o la extinción de especies de las cuales muchas se encuentran enormemente amenazadas en la actualidad.

Males que a pesar de los acuerdos mundiales que se han tomado para mitigarlos, siguen estando presentes con contundencia en nuestra sociedad. El último de ellos fue el Acuerdo de París, aprobado en 2015, que establece medidas para la reducción de las principales emisiones de Gases de Efecto Invernadero y que será aplicable para el año 2020 cuando finalice la vigencia del fallido Protocolo de Kioto, que lejos de querer reducir la emisión de estos gases, ha conseguido que la capa de ozono se deteriore aún más.

España

En general, la celebración del Día Mundial de la Tierra responde a una preocupación sobre los intereses del planeta en la que cada país hace un pequeño escáner a escala mundial, pero también a escala propia sobre las circunstancias. En España, aún son muchos los pasos que nos quedan por dar.

Nuestro país tiene como deberes aumentar los impuestos ‘verdes’ y reducir las subvenciones que perjudican el medio ambiente, como las de combustibles fósiles. Así como mejorar la gestión del agua y de los residuos, como parte de los principales desafíos del país a los que hace hincapié las normas europeas de medio ambiente que además subrayan, que España se sitúa entre los países menos comprometidos con el medio ambiente de la UE.

La huella ecológica que la sociedad va dejando en el medio natural es desde hace tiempo claramente palpable y sitúa a España en un punto critico por su vulnerabilidad ante los impactos del cambio climático que además, se agravarán con el tiempo. Se espera por tanto, que el Día Mundial de la Tierra remueva la conciencia de muchos para conseguir hacer de este, al fin un hogar mejor.