LIBRO “EL OCASO DE CHÁVEZ”

“Asesores de Podemos aconsejaron a Chávez ocultar su cáncer para perpetuar su régimen"

La periodista venezolana Ludmila Vinogradoff presenta en España su libro “El ocaso de Chávez” en el que desgrana la dura enfermedad del presidente venezolano y cómo el ‘chavismo’ mintió a la opinión pública para que Chávez fuera reelegido pese a estar muy grave. Vinogradoff desvela informes del asesoramiento de Pablo Iglesias, Iñigo Errejón y Juan Carlos Monedero en los que aconsejaban ocultar esa información

“De aquellas tormentas, estos lodos”. Así resume la periodista venezolana Ludmila Vinogradoff la situación que se vive en la actualidad en Venezuela después de que el ‘chavismo’ articulara un plan para ocultar la enfermedad de su presidente, Hugo Chávez, con el objetivo de que se presentara a la reelección y poder entregar el poder a su sucesor, Nicolás Maduro.

En su investigación, la periodista descubre los informes en los que los asesores que ahora integran Podemos aconsejaron al ‘chavismo’ ocultar esa información a los ciudadanos venezolanos “para conseguir mantenerse en el poder”.

-¿Cómo fueron los últimos días de Chávez?

El presidente Chávez hizo todo lo posible y lo imposible para ser reelegido en el cargo enfermo y agonizando, ya para morirse. De eso habla este libro, sobre su agonía y su enfermedad, que fue ocultada al pueblo venezolano para presentarse a la reelección y después designar a su hijo político, Nicolás Maduro. Tenían un plan premeditado, por eso lo ocultaron. 

-Habla de una estrategia del ‘chavismo’ para perpetuarse políticamente...

Sí, una completa estrategia en la que intervinieron mucho asesores políticos del partido Podemos, que no sólo hicieron informes políticos, económicos y sociales, sino que también aconsejaron sobre su condición.

-¿En qué sentido se realizaron esos consejos?

Existe un informe publicado recientemente en el que Juan Carlos Monedero, Pablo Iglesias e Íñigo Errejón, de Podemos, recomiendan a Chávez ocultar su enfermedad porque si no la ocultaba la gente no le iba a votar, es muy difícil votar por un candidato moribundo. Si ocultaba la enfermedad podía perpetuarse en el poder y lograr una sucesión con gente chavista. 

-¿Tiene constancia de que siga existiendo ese asesoramiento?

La influencia de Podemos ha continuado porque existe un señor llamado Alfredo Serrano Mancilla, cofundador de Podemos, que es un asesor oficial del Gobierno venezolano. Lo único que no sabemos es cuánto le está pagando Maduro, pero le está aconsejando y diseñando todo el modelo chavista y todo lo que estamos sufriendo en carne viva: la crisis, las bolsas de comida... Todo eso es lo que está aconsejando Podemos al chavismo. De hecho, le llaman 'el Jesucristo del Gobierno de Venezuela', por su parecido físico. Se trata de una vinculación que dejó Chávez y que ha continuado con Maduro. 

-En el libro desvela cómo fue la enfermedad pese a que ocultismo del Gobierno ha continuado hasta ahora, que ni siquiera ha hecho público el parte de defunción del presidente.

No hubo un parte oficial sobre la enfermedad y la única información que trascendía era a través del doctor José Rafael Marquina, un médico afincado en Miami, a quien entrevisto en el libro.

-¿Cómo accedió él a esa información?

Da todos los detalles de su enfermedad gracias a sus contactos dentro del propio chavismo (y otros lugares, como la Clínica Simec de La Habana), fue el que realmente difundió el estado de Chávez. En el relato, el doctor explica cómo Chávez hizo la campaña completamente dopado con opiáceos para poder mantenerse y aguantar lo máximo, ya que su estado solo le permitía tener cuatro horas de lucidez al día. El resto del tiempo estaba en reposo.

-En el libro también hay espacio para las intimidades. Cuenta que tiene la oportunidad de hablar con la que fue amante de Chávez, algo que se conoció después de que falleciera el presidente. 

Sí, fue algo que se ocultó hasta su muerte, pero fue su gran amor. La azafata lo acompañó desde el principio, hasta el final, durante 14 años. Lo conoció porque era parte del personal que iba en sus vuelos y durante su agonía ella le sirvió de remanso, mostró su parte humana. Fue un amor de novela, en las nubes, un romance que mantuvieron oculto también. 

-¿Ha podido verla?

Ella no vive en Venezuela porque tiene mucho miedo y se siente acosada por la otra parte de la familia, las hijas de Chávez. Siempre ha estado a la sombra en la vida de Chávez, con quien tuvo una hija.