GRAN PREMIO DE HUNGRÍA

Semana clave de McLaren para renovar a Alonso

El equipo espera rendir en un trazado donde la potencia no marcará diferencias. El piloto español, que aguarda un cambio en el proveedor de motor para 2018, quiere vislumbrar la respuesta de los británicos ante la complejidad de recalar en una de las tres grandes escuderías

Fernando Alonso.
Fernando Alonso.
Semana clave de McLaren para renovar a Alonso

Hace poco más de un año Fernando Alonso puso fecha a una de las decisiones más trascendentales de su trayectoria: seguir, o no, en Mclaren-Honda. “En septiembre de 2017 decidiré mi futuro”, relató el asturiano, para evitar que se repitieran diariamente las cuestiones sobre qué rumbo tomaría. Desde entonces ha alimentado el debate, con críticas hacia Honda y afirmaciones en las que aseguraba poder tomar el volante de cualquier escudería de la parrilla. “Me gustan estos coches, van a mi estilo”, por ello “no me retiro, quien quiera ya sabe”, expresó en el mes de marzo.

Su cambio de rumbo se prevé de lo más complejo. En Mercedes solo la salida de Hamilton le abriría las puertas, pero el contrato en vigor del británico hasta final de 2018 imposibilita el acuerdo, frustrado también por un amargo recuerdo. En Red Bull, Sainz sería la primera opción para suplir una hipotética baja de Ricciardo o Verstappen. Ferrari, allí donde su excelso pilotaje nunca sirvió para cosechar frutos a final de temporada, es la opción más viable, después de que hayan mantenido cierto contacto en los últimos Grandes Premios. Con la aventura de Raikkonen cerca de concluir, la última palabra sería de Vettel, que esta temporada ha respondido con creces. 

Solo el proyecto a largo plazo de Renault o Williams parecen destinos fiables para Alonso, que tendría que rebajarse considerablemente el salario. Sorprende, por tanto, que aseverará poder recalar en cualquier destino. Sin embargo, lo más cercano es su renovación con McLaren-Honda. Y en la decisión, aplazada hasta septiembre, tendrá un peso mayúsculo lo que suceda este domingo en Hungría. El trazado en el que Alonso cosechó su primer triunfo en la Fórmula 1 “es corto y sinuoso” por lo que “depende menos de la potencia. El asturiano ha comentado que el chasis será clave y que es la cita en la que mejor rendimiento pueden llegar a tener.

Una oportunidad idónea, por tanto, para que Fernando vislumbre en qué punto se encuentra el monoplaza más allá de un motor deplorable que les ha llevado a retroceder respecto al pasado curso. Todo un mazazo también en cuanto a fiabilidad, con un puñado de abandonos que no han invitado a la esperanza. Si el McLaren es capaz de pelear con Force India e incluso inmiscuirse como cuarta mejor escudería, el asturiano refrendará su opinión de que el único obstáculo en el proyecto es Honda. Y este sería un motivo más que suficiente para renovar siempre y cuando McLaren acepte quebrar el acuerdo.

Brown no ha puesto excesivas trabas en quebrar la alianza, o al menos eso han reflejado las sucesivas críticas que la cúpula del equipo británico ha lanzado a Honda para culparla de todos los problemas. Mercedes y Ferrari no parecen dispuestas a servir su unidad de potencia a McLaren, pero Renault si se erige como una posibilidad real. Suficiente, quizás, para asomar la cabeza entre los mejores. El principal problema ahora para McLaren es el económico. La ruptura con los nipones dejaría un importante vacío, de en torno a un tercio del presupuesto global, que el equipo espera recuperar con un patrocinador principal.

Precisamente ese fue el primer objetivo de Brown desde que sucedió a Ron Dennis en noviembre del pasado año. Pese a que ha conseguido suplir la marcha de algunos sponsors, falta una fuente mayoritaria de ingresos, que aún no ha llegado por el desastre en el que se haya inmerso el equipo. Alonso, consciente de que Honda tiene los días contados, vislumbrará el próximo fin de semana si McLaren al menos da la talla. De no ser así, su futuro estará aún más en el aire.