SE AFERRAN A MANSOUR OJJEH

A McLaren no le salen las cuentas para pagar a Alonso

La fuga de patrocinadores y la pérdida de más de 115 millones tras la marcha de Honda y el acuerdo con Renault obliga a los británicos a encomendarse a su máximo accionista para retener al piloto español 

Fernando Alonso y Ojjeh. | Motorsport
Fernando Alonso y Ojjeh. | Motorsport
A McLaren no le salen las cuentas para pagar a Alonso

La alianza entre McLaren y Honda se ha resquebrajado, después de que en Woking hayan analizado que ni deportiva ni económicamente los nipones satisfacían sus necesidades. Los malos resultados han recabado en una fuga de patrocinadores que han dejado al equipo dolido económicamente. Sin embargo, tras no hallar ninguna marca principal, el 2018 se presenta complicado para los británicos. Sin los 100 millones de Honda y con los 15 que deberán abonar a Renault por sus motores, se encomiendan a su máximo accionista, Mansour Ojjeh, para hacer frente, entre otras cosas, al estratosférico salario de Fernando Alonso. El asturiano, tras tres años de sufrimiento, no está dispuesto a rebajar su caché.

Alonso, un sueldo estratosférico

Ha transcurrido más de una década desde que el piloto español lograra su segundo Mundial (2006). En su momento, se convirtió en el más joven en consumar semejante proeza. Desde entonces, la fortuna y la mala elección han propiciado que su trayectoria se haya convertido en una amarga travesía en la que ha firmado hasta tres subcampeonatos. Su caché, en cambio, es superior al de aquella época, y se equipara al de otros hombres como Sebastian Vettel o Lewis Hamilton, que pugnan por alcanzar el título este año. El asturiano percibe casi 40 millones con bonus incluidos. El cuarto que más cobra, Bottas, tan solo cuenta con seis millones por temporada.

Honda, clave para pagar a Alonso

Una de los principales motivos que llevaron a McLaren a aliarse con los nipones fue, más allá de la confianza en su trabajo, un poderío económico descomunal. Honda, además de proporcionarles la unidad de potencia, contribuía y de qué manera a los gastos del equipo: más de 100 millones. Con esta cifra, entre otras cosas, los de Woking podían cubrir el salario anual de sus dos pilotos, una losa menos para el presupuesto general.

Sin embargo, en este tercer año, Zak Brown hizo público que esta cantidad no era suficiente para subsanar la fuga de patrocinadores. “El contrato de Honda es genial, pero perdemos patrocinadores que se van a otros equipos”. Ese último guiño hace referencia a Johnny Walker, que en lugar de abandonar el gran circo como hicieron otros, apostó por la emergente Force India, que en los últimos tres años ha cosechado mejores resultados que McLaren. Este ha sido, sin duda, el motivo que al final ha llevado a McLaren a romper con Honda, después de que ni deportivamente ni económicamente la relación diera sus frutos.

Monseur Ojieh, la última esperanza

La situación, en cambio, será mucho más complicada en 2018. Desde su llegada al equipo Zak Brown ha insistido en la importancia de encontrar un patrocinador principal de peso, pero los avances hasta la fecha son más bien escasos. Es decir, afrontarán la temporada con alrededor de 115 millones menos, lo que suman lo que aportaba Honda (100) y lo que Renault cobrará por suministrarles su motor (15). Un descenso que sin un ingreso extra para cubrirlo deja a la escudería en una situación muy complicada.

Algunos de los accionistas se niegan a poner más dinero encima de la mesa tras echar a Ron Dennis en una operación que costó en torno a 45 millones de euros. La última esperanza es Mansour Ojjeh, máximo accionista y que sí estaría dispuesto a hacer un último esfuerzo, después de incrementar su aportación también en este 2017. Este empresario es dueño de parte de TAG, que a su vez posee casi un tercio de las acciones de McLaren Technology Group, cuyo principal activo es la escudería de Fórmula 1. Con Alonso aún pendiente de su renovación, lo que no se espera es que el español, tras tres años de sufrimiento, admita una rebaja salarial. El quebradero de cabeza de McLaren ha comenzado.