TRÁGICA NOTICIA

El karting se viste de luto

Todos los pilotos españoles que participan en WSK Super Master Series lucirán un crespón negro en sus vehículos en homenaje a la recientemente fallecida madre del Campeón de España Cadete, Mari Boya

De izquierda a derecha: Jorge Pescador, Pedro Hiltbrand, David Vidales, José Antonio Gómez, Carles Martínez, Javier Sagrera, Lorenzo Fluxá, Genís Cívico y Ayrton Fontecha.
De izquierda a derecha: Jorge Pescador, Pedro Hiltbrand, David Vidales, José Antonio Gómez, Carles Martínez, Javier Sagrera, Lorenzo Fluxá, Genís Cívico y Ayrton Fontecha.

Este fin de semana se disputa en la Conca la tercera prueba puntuable de la  WSK Super Master Series, pero la prueba a pasado a un segundo plano para los pilotos españoles. A la carrera no acudirá la madre del campeón de España en categoría cadete, Mari Boya. Se trata de una gran pérdida para el joven piloto catalán, que hace tan sólo un mes conseguía su primera victoria internacional. Para homenajear a la progenitora de Boya los pilotos españoles lucirán un crespón negro y lucirán un brazalete del mismo color. De este modo, Jorge Pescador, Pedro Hiltbrand, David Vidales, José Antonio Gómez, Carles Martínez, Javier Sagrera, Lorenzo Fluxá, Genís Cívico y Ayrton Fontecha quieren mostrar todo su apoyo y cariño a su compañero y amigo. 

Varios equipos han trasladado sus condolencias a través de las redes sociales: "Desde Vroom expresamos nuestro más sentido pésame a la familia y mandamos todo nuestro apoyo a Mari Boya". El propio piloto ha mostrado su agradecimiento por todas las muestras de apoyo que ha recibido durante las últimas horas: "Emocionado por este detalle de mis amigos y compañeros del karting, muchas gracias. Va por ti que siempre estarás conmigo". 

Seguro que el piloto español buscará con ahínco la victoria para poder dedicársela a su progenitora. Además, Boya viene en una muy buena racha después de conseguir su primera victoria internacional, el pasado 23 de febrero. Mari ganó la WINTER-CUP, carrera dentro del campeonato europeo de la mono marca Iame X30. Mari se mostró dominador de principio a fin. De hecho, fue el piloto más rápido en las sesiones libres, pero su buen ritmo no fue suficiente para alcanzar la 'pole'.

Este revés no alteró los ánimos de Boya que hizo gala de una gran madurez para terminar imponiéndose en la última vuelta de la carrera al segundo clasificado. De hecho, su templanza al volante se pudo comprobar cuando a tres curvas para el final Boya consiguió rebasar a su rival para alzarse con la victoria final.