Alonso se burla de McLaren con sus exigencias

El español pide ahora otro mes y medio para resolver un contrato que pende de dos detalles: el sueldo y la libertad para poder disputar otras pruebas

Fernando Alonso.
Fernando Alonso.
Alonso se burla de McLaren con sus exigencias

Sólo restan cuatro citas para la conclusión del Mundial y Fernando Alonso sigue sin decir abiertamente cuáles son sus intereses de cara a la próxima temporada. A principios del curso comentó que deshojaría la margarita en verano, después que tras el Gran Premio de Japón, pero con el transcurso del tiempo ha pospuesto su decisión. McLaren-Honda es consciente de que en este momento el piloto español no tiene alternativa alguna, pero entre los dirigentes molesta que aún baraje otras opciones. Alonso juega al despiste con el objetivo de que no se produzca un contrato a la baja.

La fuga de patrocinadores y la ruptura con Honda ha dejado a McLaren en un panorama económico desolador. Sus tres años sin rumbos se han traducido en pérdidas y la improbable salida de Alonso favorecía una posible rebaja salarial. Sin embargo, el asturiano, consciente de la situación, se ha manifestado públicamente para restarle importancia a lo que pueda suceder el próximo año. “Uno de mis objetivos es ser el mejor piloto del mundo, el más completo del mundo, y para eso sigo creyendo que tienes que ganar en otras categorías también”, ha declarado desde Estados Unidos”.

No ha sido la única frase que ha dejado su futuro en el aire. "Todavía no hay ninguna decisión.Más o menos la puedo tener pero no hay nada totalmente finalizado. Así que ya se verá. Sigo con todas las opciones abiertas”, ha mencionado Fernando. Hace escasos días Antonio Lobato confesó que el asturiano había contactado con todos los equipos de la parrilla, incluido Ferrari, pese a que sabía de primera mano el escaso interés de los de Maranello tras su salida. El español está a la espera, sabedor de que puede producirse un giro inesperado como el que protagonizó Rosberg cuando la temporada pasada anunció su retirada tras conquistar el título.

Su objetivo, en cambio, es que McLaren no se acomode ante la más que presumible renovación. Esta ha sido prolongada en más de una ocasión debido a los flecos que aún faltan por acordarse. El salario y la duración son un quebradero de cabeza ahora mismo para ambas partes. El español sabe que los británicos le necesitan y habría pedido hasta 40 millones de euros según el diario El Mundo, cifra que le convertiría en el mejor piloto del mundo. El español busca, además, una cláusula que le permita salir a final de cada año.

Y entre tanto lío emerge otra de las exigencias de Alonso: competir en otras pruebas. No está en su cabeza volver a disputar las 500 millas de Indianápolis en 2018, ya que coincidirá con Mónaco y el español espera tener opciones de hacer algo importante. Sin embargo, las 24 horas de Le Mans (junio) y la Daytona (enero) sí son de su interés tras quedar más que satisfecho con la competición estadounidense este 2017. Si el coche no aumenta su competitividad sus escapadas podrían ser más asiduas.

El dinero y la libertad, eso son los requisitos que exige Fernando Alonso. Él necesita a McLaren para permanecer en la Fórmula 1 con un sueldo de altura, pero sabe que los británicos también le requieren a él. La única forma para mantener a los patrocinadores más fieles es retener a la figura del bicampeón del mundo, que pese a llevar más de una década sin alzar un Mundial es considerado por muchos como el mejor piloto de la parrilla.