EN EL BARRIO DE SALAMANCA

Los neonazis de Hogar Social vuelven a ocupar un edificio en el centro de Madrid

El colectivo ultraderechista ha tomado un antiguo palacete militar que pertenece al Ministerio de Defensa. Con esta acción pretenden denunciar el "denigrante" trato del Gobierno a los militares españoles

Los neonazis de Hogar Social Madrid tras la ocupación del edificio. | Hogar Social Madrid
Los neonazis de Hogar Social Madrid tras la ocupación del edificio. | Hogar Social Madrid
Los neonazis de Hogar Social vuelven a ocupar un edificio en el centro de Madrid

Amenazaron con volver a la carga y lo han cumplido. El colectivo neonazi Hogar Social Madrid ha ocupado un nuevo edificio situado en pleno barrio de Salamanca. El grupo lo ha anunciado a bombo y platillo durante toda la mañana de este domingo en su cuenta de Twitter, incluso ha retransmitido en directo a través de Periscope la explicación que ha ofrecido su portavoz, Melisa Domínguez Ruiz, sobre los motivos de la nueva ocupación.

El inmueble usurpado por Hogar Social, en cuya balconada ya ondea la bandera del colectivo, pertenece al Ministerio de Defensa. Se trata de la antigua sede de la Dirección General de Caballeros Mutilados de Guerra por la Patria, que perteneció a José Millán-Astray, fundador de la Legión y de Radio Nacional de España. El colectivo denuncia que el edificio está "completamente" abandonado por Defensa. De ahí, la elección de la ocupación de este palacete y denunciar así la "pésima" legislación del departamento con la nueva ministra María Dolores de Cospedal al frente.

El colectivo neonazi pretende con esta acción protestar por el "denigrante" trato del Gobierno a los militares españoles y denunciar la "injusta" sitación de la Ley de Tropas y de Marinería Profesional, a través de la cual se despide a los militares que no tienen contrato permanente y son mayores de 45 años, incumpliendo las medidas de reinserción laboral que esta ley contempla para estos exmilitares.

El colectivo de extrema derecha asegura que es una irregularidad que demuestra que la arbitrariedad del Estado al hacer cumplir a los españoles con obligaciones mientras "desatienden sistemáticamente aquellos derechos que por ley corresponden a quienes dan todo por y para España".

"Nadie ni nada nos van a parar. No nos cansaremos. Será el Estado el que se canse de echarnos porque tenemos el convencimiento de que lo que hacemos es nuestro deber con el Estado", advierte Melisa, la líder del grupo xenófobo, durante el anuncio de una ocupación que no contado con presencia policial a pesar del revuelo mediático que ha generado.

La nueva ocupación del colectivo neonazi llega apenas dos semanas después de que los ultraderechistas fueran desalojados de la antigua sede del NO-DO, ubicado en la calle de Joaquín Costa, también en el Distrito de Salamanca. Con el edificio tomado este domingo, ya son cinco los edificios que ha ocupado en Madrid desde su irrupción como colectivo que presume de prestar ayudas sociales únicamente a españoles.

Actualmente, la cúpula del colectivo está investigada por un delito de incitación al odio por el ataque con bengalas a la Mezquita de la M-30 el pasado 22 de marzo. En su comparecencia ante el juez, la líder del grupo defendió que el centro islámico es un "foco de captación de terroristas" y "está financiada por grupos yihadistas".